domingo, 23 de septiembre de 2007

Los amantes_André Cruchaga

Pintura: Fernand Lèger





Los amantes




Viven en la unidad de la materia,
En la real agonía de la aventura,
Buscándose en la propia órbita del aire.
―Nada los detiene. Contemplan el rapto
Del ardor. Sus manos simultáneas
Se igualan, el volumen de sus bocas
Invade la tersura plena de la desnudez.
En el filo de su energía, ―¡Los amantes!
Sombrean el mimbre de sus poros:
―Un instante es júbilo. Un instante
Es creación: fundirse en la avidez de la sangre,
¡Dos cuerpos en el prodigio de la luz!

Una mirada es alegría. El respiro enorme
Se impone: ―El ser es fuego, vaho,
Espesa ternura de hervores.
Los amantes se alzan a la fuerza del minuto;
Pero ahí están, en la mesa del calendario,
Respiran el aire del designio
A través del cristal de la saliva.

El paisaje es la carne íntima: expresión
Reveladora, a caso, de dos cuerpos
Ahogados en el horizonte de su gozo misterioso.
―Ellos van de la mañana al mediodía:
Dibujan peces en el musgo secreto de las almohadas,
Dibujan su historia entre un tumulto de deseos.
Dibujan la ternura en el rocío que los anida
Hasta afrontar la suerte de los días…
Barataria, 23.09. 2007.
Leer más en:

sábado, 22 de septiembre de 2007

Los amantes_André Cruchaga

Pintura: La Danza de los amantes:Jacqueline Klein Texier






Los amantes





En la boca les nace el alba, no la noche.
como un inmenso almíbar es su carne;
nacen del anhelo y se tocan: los conos
de las caricias no tienen límites, ni tiempo.
los amantes vacían el agua en música,
crean sueños y se ven fijamente;
la sombra de su aura es su otra conciencia.
Ella espera, siente los destellos, lame la piel,
brillan sus ojos, ondea los cabellos
como ramas de relámpagos. La luna habla,
sedosa, ardiendo sobre los poros del cuerpo.
los amantes callan con un resollar
de sueño; respiran el cielo cuerpo a cuerpo,
sobre el aliento ardido de sus besos.
centelleante es su delirio. Campana su palpitar.
Mirándose se miran asombrados:
relámpago y trueno sus pupilas,
perfecto abecedario entre sus brazos,
suspendios en las ventanas verdes de sus ansias.
Barataria, 22.09.2007
Leer más en:

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Los amantes_André Cruchaga



Los amantes
Sobre sus pechos,
un haz de mariposas,
lluvia, caminos, deseos...
Al abrigo de las estrellas,
la música habita,
al galope, dos cuerpos.
Ellos titilan, agitados, impacientes,
sonríen alrededor de la luz que los rodea:
cuerpo a cuerpo se aman;
entre labios urgentes,
el lecho se convierte en mágica guitarra.
La desnudez, toda, brilla
como la Gracia iluminada
de los panes en la mesa:
No tienen noche, ni día, ni palabras
sólo la fuerza de la lluvia
caminando en sus venas...
Barataria, 19. 09. 2007.
Leer más en:


martes, 18 de septiembre de 2007

Los amantes_André Cruchaga

Pintura: C. Carrá: La musa metafísica



Los amantes
Cuerpo a cuerpo fluyen:
la luz en los ojos
y el agua sobre el huerto,
río galopando
como mariposas.
ellos buscan lunas sin paraguas:
sobre sus pechos,
se transforma el paisaje...
Barataria, 17. 09. 2007.
Leer más en:

miércoles, 12 de septiembre de 2007

La nuit du jour_André Cruchaga

Pintura: Joan Miró






LA NUIT DU JOUR




« Le réel naît toujours d'une imprévisible lumière »
Ténébreuse danse des ombres
Les feuilles cessent de craquer quand la réalité
écrit sur les pupilles de sa sombre masse.
Les pénombres se transforment les accents fôlatrent
La suie des greniers devient palpable
La lune grossit dans les ruines du subconscient
Et descend durant le jour sur des rues impraticables
Même si les bras invoquent les oiseaux
Et les survolent dévorant les branches
Des corps qui épient leur nudité bancale
Dieux de boue sans paroles audibles
Dans la nuit profonde les corps se transpercent
Se réfugient se rongent se griffent
Deuils des rivières et une résine incandescente émerge
Un atelier de rêves ouvre le feu:
Pour les amants nocturnes c'est un sanctuaire
Pour lire le lierre liquide de l'eau
Démêler les épaules enlever le hoquet à la pluie
Et désarticuler les tempes avec le bout de la langue
Pour les autres qui n'affrontent pas la quiétude
La nuit est une constante qui se boit sur son versant
Étrange pharmacie de l'intempérie
Crème de la terreur avec un teint de malfaiteur
Asphalte de l'horreur où l'oubli est souvenir
Et la félicité un résidu de la mémoire
Pour les autres c'est peut-être un parapluie mystique
Une image pour esquiver les tachycardies du pouvoir
Retirer les mains et faire des gestes heureux
Pour les autres le jour ou la nuit importe peu
Mais entrer en elle c'est s'asseoir dans les armoires du temps
Tracer des spirales avec de l'encre chinoise
Ouvrir les fenêtres qui nous soutiennent
Déchirer la chenille des fantasmes
Voir les effets du paysage à contre-jour
Et la géométrie des rêves sur le granit
La nuit c'est voir la lumière d'une autre manière
Aussi ancienne comme la rouille
La lumière c'est la nuit entre les feuillages
Appuyée contre la crête de l'écume
Toutes deux résistent à l'habitude et à l'instant
Parce qu’elles incarnent de multiples destins et l'affliction
Parce qu'elles sont un long émerveillement de contrastes
Lorsqu'elles s'éteignent ou s'allument
Et n'existent que pour se perdre comme une braise dans l'eau
Ou un oiseau plongé dans la frondaison…
Barataria, 21-12-2003
Del libro: (Le feu derrière la fenêtre)
Traducción: Danièlle Trottier
Leer más en:

lunes, 10 de septiembre de 2007

Vértigo_André Cruchaga

Pintura: Pablo Picasso, España





Vértigo

A menudo me toca jugar
Con la soledad o el olvido
Da igual cerrar las puertas
Abrir las ventanas
Hacer puentes donde no hay ríos
Cobrar un sueldo y pagar los impuestos
Ir a misa
O escuchar un discurso presidencial

Salir a la calle
O pegarse un tiro en la cama

A menudo uno se encuentra
Con enjambres
Con ídolos que subastan sus propias cataratas
Y beben en su taberna
Arco iris de mostaza
Territorios prometidos sin peones

A menudo quisiera derrocar el alfabeto
Darle golpe de estado a las vocales

Botar las cáscaras de las consonantes
Darle amnistía a los adjetivos

Y beber la clorofila de los verbos
Desnudarlos
Habitarlos de principio a fin
Diseminarlos en felpas de aserrín
Vomitar el destino en el mar

Llevar el silencio a vitrinas póstumas
Deshacer el nudo de las encíclicas

Remover los sepelios y las sombras de las miradas
Habitar la memoria
Despedirse diariamente del mundo
Quemar los anticuarios
Disfrazar el óxido de la melancolía
Ignorar la piedra pómez de las ofertas electorales

Excavar en el agua
Hasta sorber en su totalidad

La ebriedad del planeta…
Barataria, 24.11.2003.
Del libro inédito: Transparencia esperada, El Salvador.
Leer más en:



sábado, 1 de septiembre de 2007

Registro memorioso_André Cruchaga

Pintura: Juan Gris






Registro memorioso




A la pintora y poeta Susana Giraudo,
Por las alas laboriosas de la vida.



Stevenson escribió “La isla del tesoro”
A fuerza de mirar un mapa que alguien
Había dibujado…
Jorge Luis Borges



Es río o mar, —llama es lo que veo
En cada leve pétalo:
—dibujo, caricia—
De tu sereno viento, cuerpo en trance
Sobre ventanas blancas.
Hay una niña que pinta de grises,
—jugando con el tiempo—,
El sol de la vida. —Su mano precisa anhelos:
Cuerpo dulce derramado en lienzos
De súbitas pupilas.
Ella cierra los ojos cuando pulsa
En humanidad llena,
El anaquel del viento, registro memorioso
Del húmedo estertor del tiempo.
—Lo mismo: en la noche o el día, mira,
¿Mira? Sí, transita sobre los navíos del paisaje:
Córdoba, presente —pájara, pájaro, sortija:
Velamen de su huerto infinito.

Allí vive. Vive en todas partes donde la memoria
Ofrece confines de muelles y barcos…
Allí, vive, bajo árboles: —pétalos intactos
Con el cielo de sus acuarelas. ¡Vive!
Ella trina sobre los trazos de la yedra,
Dueña de un viaje al fondo de la tierra.
Pinta velas —velas en alta mar.

—Ved la espuma, la espuma lenta sobre
Guitarras de sal…

Es río su risa, mar su sueño;
Es madre vívida, —juega con los niños,
¿Con los niños? Con los niños de su fantasía.
A veces calla en la ciudad del sueño;
Corre o cabalga en crines de luz:
—lamida piel de los jardines,
Barro soberano de lo humano
—Que intacta—
Viste al horizonte de sutiles auroras.

Así se yergue el corazón desnudo:
Sus manos como infinitos relámpagos,
Alzan su poderío —no sólo de sonidos,
Sino de alados cromatismos:
—Jardines diurnos
Heridos por el ojo que los ahonda
Y los pone sobre los peces de las olas.

Es río o mar el mundo de su acuarela;
Lo es también su palabra encendida:
—Ser bañado de luz,
—ala del vivir, seno luminoso, corporal horizonte,
Allí, en el césped completo del alfabeto.
Allí, donde todos los lenguajes se juntan
Para asistir a la luz viva del torrente:
—la armonía, acaso, en unidad de pupilas.
Barataria, 01. 09. 2007.
Leer más en: