miércoles, 5 de noviembre de 2008

Lázaros de este reino_André Cruchaga

Joan Miró




_____________Lázaros de este reino…


A Malcom X y Martin Luther King.




Recorrieron el desierto humano y plantaron
Su respiración en las calles, junto a las manzanas;
Entre los barrotes negros de la cárcel, sus voces,
Se oyeron sobre la nieve a ritmo de blues y tambores.
Entre vagas fisonomías, junto a fúnebres pinos,
La brisa como un huracán en las sienes,
La verdad haciéndose roca, la tierra rompiendo
El terror al futuro.
Candiles de vencidas lenguas lamen el cielo,
Ahora que sus semblantes dejaron de ser
Yertos brazos y se han tornado en semilla.
Leche de estrellas forman sinfonías, allí donde
El rocío evaporaba sutiles mejillas de vitrales siniestros.
El destino ha cambiado su telar de catacumbas;
Ahora la memoria es posible en el umbral,
O la vida se ciñe a la memoria salvando
De la hoguera, el telar rojo de la fábula.
Se alzaron sobre su propio sudor y sus heridas,
Y entre el paisaje del sollozo, la noche
Jamás pudo sacar su lengua de avieso halcón.

Hoy danzan los duraznos en la entraña del día.
Sus voces crearon cuerpos, vuelo de bocas jubilosas,
No dormidos pabilos flotando sobre andenes
De quemadas crepitaciones…
Desde Soweto, el viento sobre los tejados,
Es un pecho de ombligos y ferrocarriles,
Un espeso whisky golpeando los pulmones,
Una fila de puertas sobre las pupilas:
Ventanas goteando pájaros de sudorosa palabra,
Bocas con sed sofocando sombreros inertes,
Alas para el aliento del alba bajo lunas agonizantes.

“Yo soy Malcom X” viva llama en el aire de la Esperanza.
“Yo soy Martin Luther King”, luz como estela de fértiles espigas.

Ambos cuerpos con la caricia espesa de la sangre,
Balbucean en la memoria caracoles de sueños en todas las entrañas:
Ramas son de un cuerpo sin frío, destinos de la esencia del aire,
Para romper con la desigualdad de la noche
Y abrir los sueños cegados por antiguas pieles de ceniza.
Ahora es posible que la sed fluya, sin barrotes de herrumbre.
El tiempo no da cataratas, lo que el ojo de las cerraduras…
Hay que mirarlos cada día, para desterrar el odio
Y que un arpa abra, en vez de llaves, las puertas de la conciencia.
En los aleros que habitan sus palabras la alegría con su sombrero
Corona aquellos corazones que sembraron en el surco
Un canto de fervorosa armonía…
Ahora Malcom y Martin Luther King se han vuelto una diadema
Trocada en Esperanza, una sola boca para sacudir el misterio del arcano.
Barataria, 13.IV.2008, reescrito el 05.XI.2008

No hay comentarios: