viernes, 12 de diciembre de 2008

Asombro_André Cruchaga

André Cruchaga, El Salvador.





________________Asombro




Todas las mañanas, con frío en los huesos,
Camino esta calle empedrada con olor mirto.
Es la misma calle y, sin embargo, cada día
Es diferente: es otro pañuelo fragante el que
Se divisa en el horizonte. Es otro albor del aire.
Los pájaros hechos un nido de murmullos,
Dejan las ramas para al zar su vuelo.
Yo me quedo, por un rato, alimentándome
Con su vuelo: fuerte es su plumaje, denso.
—Es como si su respiración desnudara la sangre
Que atraviesa mis venas y mis sienes.
Hay un poema real en este gajo de ventura;
La fantasía es tan poderosa como la transpiración
De Dios en estos confines donde las muchachas
Todavía son obedientes y el futuro
No es un dilema de fuegos artificiales.
De pronto los recuerdos fieles, son un
Delantal blanco en mis manos de obrero.
De pronto la calle es un camino de sutiles
Ceremonias donde el pan francés o la tortilla
Dan sensación de hambre. De pronto el humo
Del café gotea en los labios o se abre paso
En el poyetón improvisado en la calle.
En alguna esquina las palabras parecen
Interminables: cada transeúnte
Se abre a los ojos de la memoria
Y a los espejos que repiten su huidiza
Mirada. Camino y aspiro el aire de las cosas
Sencillas: el hervor de cada página, la hoja
De almendro intensamente tierna para luego
Caer como alfombra sobre la tierra.
En el polvo de la mañana se pierden
Las luciérnagas y en cambio tenemos
El canasto con verduras y la fidelidad de los perros,
Oliendo los zapatos de cada transeúnte.
Cuando el día termina su faena y la noche
Vuelve, los ángeles suben al tejado
Para resguardan los sueños que harán
Posible el trajín del siguiente día.
Todas las mañanas con frío en los huesos,
La sal de la sonrisa se vuelve suculento
Éxtasis: el aliento comparte el mantel
De las palabras y la razón, ese destino
Benevolente de confiados ventanales…
El reloj palpita en su misterio celeste, mientras
Esa calle de todos los días, es un enjambre
De alelíes luminosos
Que me hacen divagar en tembloroso vuelo…
Barataria, 12.XII.2008

No hay comentarios: