miércoles, 25 de febrero de 2009

Fantasía-André Cruchaga

Río Lempa, El Salvador [Fotografía AC]




_________Fantasía__________




Menos luz debe, menos aire puro
La caverna profunda,…
Luis de Góngora



En mis manos absorbidas por la sombra
Del viento, el instante de la avidez, los
Ojos corroídos por la luz, los caminos
Revelados, de pronto frágiles en el sueño.
Hay que inventar nuevas palabras, aventurarse
A la densidad de las revelaciones, borrar
Las colillas de la vigilia, deshacer los ojos
De los mártires y los héroes nacionales
Y bañarse en las aguas de otro río.
El mejor pasatiempo es derribar
Las alturas y caminar sin extrañezas
Sobre el camino de las horas que a ratos,
Retumba de dientes y enfurecidos candados.
Uno tiene que inventarse para derribar
Las hecatombes, quitarle la escalera a la noche,
Y abrir las puertas de las manos para
Que las pupilas muestren su semblante
Diáfano. Uno tiene que limpiar el lenguaje
De las sombras: —de ciertas sombras
Como el horror incubado de tantos deseos.
La avidez hay que dejarla a los juguetes
O para los jardines guturales del ansia,
O para los cigarrillos que se deshacen en la boca
Haciendo una máscara inexplicable de telarañas.
Hoy no hay muchas formas de existir:
La memoria ha perdido su franquicia
Para transcurrir sin límites, traspasar muros,
Reinventar el vacío perdiéndolo todo.
Alguien morirá arrasado por la espera,
Pero es que todos esperamos certidumbres
Al existir, ¿alcanzaremos la última ventana
Del sueño, el tropel agitado de las escaleras,
La comunión azul del aliento como puerta?
Hay que inventarnos en la debilidad
Para ser fuertes, atrevernos a la profundidad
De las palabras sin perder la fosforescencia
De las pupilas, sin precipitar la risa
O el silencio que a menudo son calles vertiginosas.
Hoy la transparencia es una bebida necesaria,
Después de siglos de penumbra.
La noche dejó de ser un antiguo muro sacrificial
Para convertirse en un misterio a desvelar.
Todo el paisaje nos cae en las pestañas:
Pasó el tiempo de la inmovilidad y de una realidad
Confundida por el dogma de lo estático.
Ahora es necesario quitar los rostros de la niebla
Y morder con ferocidad los termómetros;
Ahora que los ríos galopan como sueños
Y no precisamente como máquinas, el amor
Debe anunciarse con desnudez plena…
Barataria, 25.II.2009

No hay comentarios: