jueves, 26 de febrero de 2009

La razón del sueño-André Cruchaga

Lago de Ilopango, El Salvador [Fotografía:AC]




________La razón del sueño________





Ningún mundo o tiempo puede ser vivible si faltan
Los sueños; todo muere si uno no va junto al viento
Convocando las campanas de la nitidez. Éste
Es capaz de absorbernos en su insensatez: así
Lo dicen las banderas agolpadas de las aguas,
Los números en rojo que ahora ocupan los titulares
De los periódicos o los telenoticiarios…
No hay fronteras para esta avidez de destrucción:
Cada paso es peligroso, aún las conferencias de prensa
Cuyas disquisiciones nos condenan a la asfixia.
Los espejismos convocan a menudo a ropajes inciertos;
De principio a fin podemos ver el paisaje en pequeñas
Diapositivas donde la niebla oscila como corderos.
Uno nunca sabe qué funden o fraguan los cuchillos,
Ahí donde se traza el porvenir con la alquimia de la saliva.
Entre papeles la precariedad de las palabras, el filo
De la fugacidad, las brasas furtivas de cierta
Caligrafía, las parábolas dobladas como sábanas
En los armarios de las conspiraciones…
—¿Desde cuándo hay jardines en los matorrales?
—¿Desde cuándo los recuerdos no amanecen olvidados?
Entre las ruinas, las verjas del sueño, las horas de la piel,
Las señales que la vigilia escribe en el calendario.
La voz clama con la mirada alucinada:
—el trote de los días atraviesa las paredes de la lluvia;
El asedio de la oscuridad ha sido demasiada lengua
Para un combate secreto y sin párpados.
Los indicios apenas son retazos de sílabas y no palabras:
Todo el mundo lo sabe por el combate de unas monedas
Dispersas en los tejados del planeta.
Sin embargo, cada instante avanza como una tormenta:
—esos que lee el destino con vendas en los ojos,
Esos que la razón no entiende cuando la llama desgarra
Y soborna las propias imágenes de las lágrimas.
Pero el sueño tiene razones para habitar en las zonas
Más auscultas: puede deshacer la ceniza en el viento
Y traspasar las bocinas tentaculares del tacto,
Sacudir las palpitaciones de los ojos, expandir la risa,
Desatar los nudos del mundo y cambiar los rostros
En la vibración de la memoria…
Así los sueños no son simples fulgores o destellos
Del tiempo, sino materia profunda de las revelaciones
De una luz que desteje los nidos para arder en relámpagos.
Así los sueños se tornan días agradecidos,
Y habitable floración de la vida cotidiana,
Y altar feliz que resume el fervor estoico de saberse uno
Parte de la multitud que eleva su mirada a los rascacielos.
Barataria, 24.II.2009

No hay comentarios: