lunes, 16 de febrero de 2009

Melodía del musgo-André Cruchaga

Musgo: Fotografía tomada de Kalipedia, Ciencias Naturales





________Melodía del musgo_________




Como la noche hiende mi cordaje.
El silencio roe el cristal oscuro
De los cabellos, la seda del espejo,
La guitarra del ansia en la carne.
Está ahí en incesante mansedumbre,
En invisible obediencia y a ritmo
Del cierzo; en su extraño laberinto,
El lago esponjoso de su cabellera.
En los lugares menos previstos,
Levanta sus respiros al ras del suelo.
El rostro de su lentitud se abre
Al silencio: Es verde su ternura.
Nunca agota su palmípeda boca.
Nunca les veo en otra forma que
No sea la abundancia de nudos.
Es carne incansable en el éxtasis
Del propio mar que lo hechiza y desnuda.
A esta extendida sábana de oscuridad,
Los labios, vastos, besan las rocas,
Los mullidos troncos de los árboles,
Y los peces vigorosos de sus brazos
Crecientes sobre la mudez de su
Respiración primitiva. Desciendo
Hasta la altura de los pies: ciudadela
Convertida en lecho, secreta sangre
Purificando la danza, el rostro siempre
Verde cuando abre su cuerpo en pedazos
De tiesto. Nunca su cuerpo ha sido
Anacrónico. Nunca han dejado de
Trenzar los árboles, ni cerrar su baúl
De música frente al morbo de la tierra
Y las depredaciones siniestras
De las mortajas. Siempre están ahí
Librando su batalla de manantial.
Para las pupilas es mesa donde todos
Los insectos urden furtivos gozos.
Con su desnudez intemporal tocan
Las aguas de la noche y la mañana.
Lámina de espesa niebla: su sombra
Dulce, en la humedad del aliento.
Hondo terciopelo donde suspiran
Los ángeles mágicos del sueño…
Ninguna sombra es más intensa que
Su esplendor de eléctrica tormenta.
Ningún ojo conoce más el tiempo
Que estos ojos de terrestre campana.
Ninguna fusión es más corporal
Que esta unión de estremecimiento
Sin caducidad: secreta piel discurriendo
En el mundo…
Barataria, 16.II.2009

No hay comentarios: