viernes, 22 de febrero de 2013

ÚLTIMO SUICIDIO

Imagen cogida del blog:jessik07.megustaescribir.com





ÚLTIMO SUICIDIO




Je crus que la corde des jours
Tarderait davantage à se montrer…
HÉCTOR ROSALES




Antes del suicidio del horizonte, ya habíamos consumado el magnicidio
de la memoria. La misma saeta abyecta en las palabras,
sobre las antiguas cicatrices de los andenes desgarrados por el tránsito;
la brida no alcanzó a detener el tacto de la herrumbre, ni a contener
la yugular del alfabeto.
—No sólo usurpamos la alegría con tantos despojos, sino que asesinamos
la voz por un tiempo sordo, por un universo irrespirable.
¿Nos queda algún cuento por contar entre serpientes?
La única deidad privilegiada ha sido el máximo esplendor de la mueca,
y ese rito de víctimas aciagas y esa catacumba, cuando se sueña en el sueño.
Algo nos dejan las baldosas frías del tributo:
las palabras que a diario descuaja la batalla inconcebible del hervor,
los alaridos virtuales de la orgía del aliento, la natura gótica de los bejucos,
y ese camino de breñas del alma.
Asusta este ciego golpeteo subterráneo, piedra escuálida de la miseria.
Asusta el infortunio cruzado por la bruma,
la ansiedad acribillada de los cartílagos, el tráfico ebrio de la noche,
el odio y tortura insomnes,
las suspicacias y la burla, el rastrojo con epítetos.
Aunque en el disfraz existan dioses embrionarios, este aire amortajado,
es el último suicidio con sus esquirlas, la cripta consumada…

(In memoria, entonces, debemos celebrar la franela desgastada del juicio.)

Barataria, 14.II.2013








No hay comentarios: