martes, 26 de febrero de 2013

UMBRALES

Imagen de Leiss Francesco Ferruccio, cogida del Fb de Viky Frías Ruiz






UMBRALES




La Muerte está sentada
a mis umbrales... quien va a morir, va muerto.
JOSÉ MARTÍ




Cruzo el umbral, allí, en el madero y la contrapuerta del dintel.
Los ojos colgados de las manos, las palabras que el viento arrastra
como en un páramo, las letras grises de las verjas,
aquí el viento frío de los ataúdes,
el galope de quien ya ha muerto, la música desvanecida
de las sombras.
El hambre de los caminos me lleva hacia aves errantes: forcejea el día
y los olvidos, nichos oscuros como los relojes del aliento.
Quien ya ha muerto sólo procura deletrear la ceniza, una vela que se abre
entre telarañas, el pocillo del alba en las sombras.
Ya hay cansancio y dolencia en la brida de los zapatos:
—¿Será posible emigrar con todas las dudas, el cordel del crepúsculo
en las sienes, el túnel de los sueños triturados?
Aquí junto a mí en el límite del retorno.
La carroña de la tinta en el escapulario. El huevo seco de la alegría.
El lirio ahorcado del rocío sobre las paredes, las horas ciegas del ventanal;
en la sed, la falsa mano del yugo, el cáñamo múltiple de los nudos.
Consume la ráfaga del crucifijo, la luz violenta de la identidad que agoniza,
el trance en su hogaza de clavos.
Al final, el manojo de escombros de los sueños y la tejedura de la niebla.
Cada quien muere con su propio escalpelo en las sienes:
si, ya sea en los sedimentos del imán, o en el puño de la salmuera.
Cuando el hálito deja de ser, la perplejidad del aprendizaje; cuando avanzan
las puertas, se hace visible la carcoma…
Junto conmigo la aglomeración de las mazorcas y los cascos, el énfasis
del resuello en la crepitación de las bóvedas de las próximas aguas.

Barataria, 13.II.2013


No hay comentarios: