sábado, 30 de marzo de 2013

BREBAJES

Imagen cogida de la red






BREBAJES





Bebemos el acecho negro de los días abominables: el vaso del sofoco
que arrastra la deriva, la lámpara líquida sin abdicar en su esperma.
¿Hay alguien que convierta el césped en brebaje?
¿Qué puertas escarlatas se abren al bostezo? —Hay extraños antros
en la trastienda de los pensamientos, (a la hora de pronunciar la palabra
exacta, desciendo a infierno,
la noche sobre los pies, el alba en el olvido del final del sueño.)
Dudo de la saliva que quiere perpetuarse en llama del destello sobre
el torrente de la yema de los dedos, ¿puedo beber los presagios al borde
del antifaz de las lechuzas? (El vértigo es un juego de espejos)
—Salvo los adoquines, los encajes se tornan telarañas;
lo sé después de beber las calles empinadas del aire, lo sé cuando la infusión
de raíces inunda los ojos, y la sal es posible en los ojos.
(De cualquier forma respiro aún en su punto álgido la ansiedad.)
Barataria, 30.III.2012


No hay comentarios: