viernes, 8 de marzo de 2013

DESPUÉS

Imagen cogida de creativosonline.org





DESPUÉS




ce ne sont ni hallucinations
ni frayeurs causées par le vin
WASHINTON BENAVIDES




Después del maquillaje, masticar esta vez el tabaco desafiante
de las defecciones, el tapiz del azar en la cortina de los párpados y hasta
la coraza negra del aliento;
y escapar del vómito cristalizado de los poliedros,
y ponerle guantes a la vía láctea de la destrucción a mano limpia
antes que el sexo se robe los pájaros mentales incubados in vitro.
—Alguien habló de disparos, pero es la pantomima de un fuego desdeñado;
en los flecos del sótano hay miles de años de tarántulas y murciélagos,
que no lograron salir a la luz como las libélulas,
y ahora descienden como frutas putrefactas.
Cada día tiene su varita mágica y alguna virgen convertida en bestia,
nadie puede permanecer mucho tiempo sobre la mesa, junto al alambique,
sin perder el equilibrio
de la promesa giratoria de los fósforos.
Después de la piedra momificada, el paisaje lúgubre de los jamases.
—Supongo que nadie va al cielo por un poema que sangra palabras huecas,
la materia ancestral suele ser una gruta solitaria  guardada en cápsulas
de herrumbre,
en el baile descubro el traje del faisán,
y los frágiles dientes que crecen en las fauces. (Así que no hay que temer,
a los ojos cuando descienden del paraíso: las ventanas también suelen
ser efímeras como los relámpagos, como el abanico que evapora la tormenta.)
—Por si acaso, vuelvo mis pasos al follaje, no sea que la demolición
arrase con los días de cierzo.
Y claro, tampoco me fío del oasis de senos colgados de la escalera, que está
allí, pestañeando en el lanzallamas del escapulario.

Barataria, 27.II.2012









No hay comentarios: