lunes, 18 de marzo de 2013

ESPINAS

Imagen cogida de la red





ESPINAS





Yo ando entre ellas, como saladas hogueras del destino:
debajo de las piedras los sombreros miméticos del día,
el trabajo perverso de la noche eterna.
¿Qué color tiene la incertidumbre repartida en los horarios, la delgada
estrella de la pena, este camino de furias y lecciones salobres?
—Ante mis ojos los pilares rotos de la confianza y la alacena del cierzo
con crepúsculos de saliva.
A cada paso me encuentro con almácigos de ira e insolencias esparcidas:
el extravío es mayor cuando alumbran los zarpazos.
Unas y otras invaden y se sumergen en la memoria, duermen
obedientes para su funesta cacería, arden en el tiempo hasta alcanzar
los zapatos, —son, sin duda, los ciegos harapos que dormitan
en la mendicidad, junto a la herrumbre gastada de su propio sudario.
Por suerte sus alucinaciones no perduran: se quiebran al primer
intento de grandeza, mueren como se apaga el fuego de las tormentas;
se hunden, finalmente, en la telaraña de la herrumbre.

Barataria, 12.III.2013


No hay comentarios: