viernes, 22 de marzo de 2013

RESPUESTA A LA TARDE

Imagen cogida de la red





RESPUESTA A LA TARDE




Ya no te espero, respiración a contraluz del espejo, chorro de silencio
desangrado, tapiz viviente de la herrumbre. (La tarde se hizo zumo.)
Anduve sin reposo como en los tiempos del hambre, de incógnita,
a veces, en el pulso de la ventana,
—se hacen ficción y pánico los días del yagual de la paciencia: se deshace
la figura de barro del aliento, la floración del juicio en lo concreto.
(Jamás hubo respuestas a la mesa servida, ni boca para el pan, ni hombros
para sostener el dintel, ni espejo para ver desde allí el himno
de los poros desnudos
del vaso presente del tacto, ramificado en la sangre.)
Desde el dominio del pensamiento te respondo: (todo acaba cuando huyen
los sueños; todo es despojo en la primicia de la hoja seca,) —arde la rama
del susurro, el ojo ve ahora lo irrisorio.
Al día anterior sólo le quedan las osamentas de los amarillos.
Si hay una locura para avanzar, quiero vivir sin suicidarme, sin ser sólo
la sombra tras la ventana.
(Nazco en el cáliz de los odres nuevos. Nazco Lázaro en el sueño.)
Ve, donde velen con ojos ciegos tu tiniebla. Ve, al filo del bisturí o el hacha.
Mi tumba está cerrada, dentro de ella el poema. Dentro de ella la luz
(Tal vez el viento esparza el cuervo de las colillas, el invierno monótono
de tus propias torturas,) —ve, y multiplícate en tu cieno de semen…

Barataria, 20.III.2013



No hay comentarios: