sábado, 6 de abril de 2013

AIRE FINAL

Imagen cogida de la red





AIRE FINAL




¿Vendaval u olvido el recuerdo de la muerte, el eco de la ruina deshojada?
Oscura la espina sobre la losa, ruinas el cofre del aire.
(Miro en la última cena la roca sombría, el pájaro deshabitado).
A la distancia del niño, los repetidos ecos de la escalera, la sombra
de la muerte tendida en el lecho, la estática vigilia de los labios, ¿es la voz
del aire al encuentro de los labios o del párpado abierto o de la espiga
mutilada, seco zumo del abismo?
(Voy como va la penumbra en la herida) Aguas frías cierran los ojos,
¿proscrito en esta babel del amor? Muro de aviesos espasmos, salmos
de miserable esperanza, ¿es ésta, otra cárcel inasible? La misma cárcel fugitiva
a imagen de los interiores del sepulcro.
—Ve, —me dice el ojo clausurado— el camino en trance de la intemperie:
Voy, —respondo con una lámpara en mis manos—
hacia el océano náufrago del subconsciente, hacia el impuro labio del lenguaje
del residuo de la brasa.
(En cada viaje hay espejos inasibles y alas conmovidas) Lo sé, después
de andar errabundo entre tantas noches de encendidas heridas.
Ahora, simplemente quiero perpetuarme en la concavidad dúctil de la madera.
Barataria, 18.IV.2013


No hay comentarios: