martes, 23 de abril de 2013

REITERACIONES

Foto de Nicu Alifantis, cogida del FB de Mirela Nicolae





REITERACIONES




El nosotros sin embargo se presta a muchas interpretaciones falaces y fálicas: cada palabra se deteriora en los fregaderos el odio acumulado  nos hace vulnerables quizá ante ciertos fracasos sea necesario la técnica de la parodia: vivos nos mitificamos en cierto modo en cada reloj que atraviesa o deambula en las calles fuera del arcoíris pulsa la tristeza como la insania que palpita en el poema en medio de la aguas del mar nos volvemos irreconocibles casi perdemos la mística de las palabras del cuerpo aúllan los témpanos que rasgan las sienes inermes como rocas las alas al punto de adherirse a la piedra ¿qué bestias abaten los sentidos el medio punto de la sal el aliento desvaneciéndose en la hojarasca?  (la cripta es gélida sin un cuerpo que la ocupe ayer era la sombra del azogue ¿la luz? jamás fue visible en la forma del estrépito jamás fue quietud la centella se desplomó el diente sobre la fronda de la piedra todas las cosas que conozco amanecen en las palabras todos los pensamientos entregados al roce del rocío) la noche tiene sus propias vestimentas pero se desvanecen en las pupilas la muerte honda vacía los cadáveres ahueca el léxico y todas las formas perfectas del subjuntivo cuando duermo claudico en sus límites ¿existe entonces un horizonte para los muros?  nada ante el espasmo del horizonte nada en el día de la resurrección de la textura de los poros  (el volumen sólo es una sensación de la memoria y no cabe en el calendario ni en la letra con manchas de sal en las pupilas) siempre me toca partir de hecho lo hago todos los días la movilidad siempre es una hipótesis del vaivén ¿volveré a reír con la espuma de afeitar en las mejillas? evidentemente uno tiene que moverse sorteando la aleatoriedad real del estiércol  entre el alud del cieno y las agonías que lapidan cualquier imaginario de pronto pienso en los condenados a morir frente al espejo  es demasiado alto el precio que pagan  los que nunca se encontraron los que se alimentaron con boca ajena los que frotaron sus manos esperando un milagro  ¿puede estudiarse la basura desde el punto de vista de epistemología?  de seguro algunos desde la altura contemplan su propia angustia: las arrugas el diluvio de esquirlas y quién sabe si hasta las alambradas de su propia fatiga  (por si acaso ya he lavado mi ropa en casa no en la del vecino) de pronto somos tan pequeños como un minúsculo cartílago colgando del ventarrón del desvelo: es imposible no secar la frente cuando llueve el insomnio tritura la plenitud y deja al descubierto el disfraz (siempre es una suerte horrorosa respirar en la inconciencia del pecho amortajado al fondo se oye que rechina el breñal) descanso en la ardilla del desconcierto es posible que la próxima página no tenga insecticidas ni en las manos anden las pulgas como un destino —tengo sed y quiero dormir despacio no deseo que el bullicio me agravie…

Barataria, 14.IV.2013 


No hay comentarios: