miércoles, 8 de mayo de 2013

EMBRIAGUEZ

Imagen cogida del FB de La Quercia Incantata





EMBRIAGUEZ




Desde lo inaudito en puntillas hasta las soledades que nos abrazan en lo inaudito: nos reímos del cisne de Darío o del aliento bífido de las otredades de la piel gastada de los caballos de la falsa transparencia del Pegaso de los crisantemos quizá haya quienes ardan en su propio fuego de otredades  quizá den vueltas como el perro antes de sucumbir en la mariposa a quemarropa de los sueños  (hay quien desabotona el universo sin sentido sin ningún sentido salta sobre los escapularios de la jornada como raíces de quemadas golondrinas  a despecho del tiempo afilan la saliva desahuciada de las bandejas y se iluminan de las facciones retorcidas de la sal) jamás he podido entender el aliento todo el aliento enraizado en los aleros del hollín pese a todo —confieso que estoy en paz— aunque la perplejidad peregrine en la espesura de las aceras ¿en qué cueva amanece ahora tu destino? ¿en qué huecos refugias tus ecos monocordes  las lecciones de veneno que tiras al vacío para que lo recojan los transeúntes? ¿en qué espectros rotos encarnas toda tu hoguera?  Siempre pensé que las lágrimas están llenas de juegos peligrosos de disfraces y nombres pródigos de hollín  (nunca será realeza la expiación ni el relámpago atrapado en ásperas alacenas: siempre supe que en el frío sólo había escarcha de monótonas manos y suspiros de cenagoso abismo —desde la intrepidez vi arder el traspatio— desde la sombra los muros de la estatua y no el inocente atavío de lo noble sino la daga mortecina de los nudos sin ninguna indulgencia) en el desván la envoltura de la ceniza  los espejos rotos literalmente hablando del tacto el sinsentido cómplice del olfato el cuaderno de diosa negra de los pétalos la viva terraza de los pies descalzos todo el clamor era el espejo cansado desenfundar de nuevo otra historia propagar otro galope en el despeñadero y besar el delirio del juelgo  pese a las cucharadas de hostilidad me proclamo sobreviviente del tiempo: ahora todos los estandartes son sólo eso —en realidad jamás tuvieron trascendencia nadie puede tenerla debajo de la lengua nadie junto a lo subterráneo nadie con esa liturgia de muñones me deslumbró —claro está— la bestia sedienta la serpiente corrompida de la bocanada la máscara contra el mundo fue sólo sueño o muerte fue comensal de insectos de la paciencia cabalgadura siniestra de la hoguera aridez del infierno en mi boca me rehusé a contemplar las virtualidades muertas: ante los pedidos de la noche invoqué los candiles y quemé los vacíos conmovidos (alguna vez recordaré esa imagen de aullidos) nadie puede darte monedas de infamia ni brebajes en cofres relucientes  vino y se fue como los circos itinerantes del desvelo la vi desde su cueva revelándose ardiendo en su hambre desabrida ahora ya no puede profanar mi voluntad se ha ido como una postal desteñida por el tiempo el viento explicará su atávico extravío…

Barataria, 02.V.2013



No hay comentarios: