domingo, 23 de junio de 2013

RAMA

Imagen de Gra Strañák, cogida de su FB.




RAMA




Marchita la hoja, ondea la rama su vieja ansia de luciérnaga. A la distancia
el extraño abandono con su ahogada vigilia. El alambre del chirivisco
muerde el rostro, ese espacio donde uno amanece solitario.
(Distante de vos, del alma vegetal, la brisa del ansia como un granizo
en medio de los años ensombrecidos del surco.)
—¿Qué nos queda después de ver partir el verdor, después que sólo nos quedan
los rieles vacíos como troncos al borde del cansancio?
—Duro es el campanario con sus raíces fatigadas, dura la corteza amarga
del incienso disecado en los poros, brazos y pies inmóviles.
A la hora del camino, adentro del impulso, el sobresalto del ciempiés
del aliento, la sombra de los herrajes,
y la insolación en el ahogo del páramo. Y la sal como un cadáver en la fuga
del viento. Y la sombra, rota en la entraña del delirio.

Barataria, 16.VI.2013

No hay comentarios: