viernes, 31 de mayo de 2013

VÍA LIBRE

Imagen cogida de: miplumiermate.wordpress.com




VÍA LIBRE




En la colina que hace el horizonte con sus velámenes, el relámpago
a la altura de mis sienes, y los dedos lumínicos sobre el espejo.
(Hoy no hay esquirlas en las esquinas del horizonte, ni semáforos oscuros
en la lejanía, sino vía libre para los mástiles solares.)
A esta luz de la sortija efervescente, los dos hemisferios de la risa
y la subversión simultánea del prisma.
En el autorretrato del rascacielos de los trenes, el azúcar juega a ser temporal
en el balcón pulverizado del polen.
Después que la pleamar rompió los ojales del zodíaco, la alta marea
posibilita hoy,  borrar las esdrújulas de los peces.
A través del viento, el cordaje del aliento y su mosaico de reflejos.

Barataria, 20.V.2013

jueves, 30 de mayo de 2013

INVIERNO

Imagen cogida de la red




INVIERNO




Vos en el instante preciso del firmamento con toda la madera del invierno.
Llueve en el cereal quemado de mis poros, en el pájaro que siega
la alta luz del día, sudo el misterio de tu sangre, la aurora que se aventura
cada mañana en el follaje de la memoria.
(En la creación del mar también asumimos nosotros todas las aguas.)
—¿Ves el río de incontable olfato, el puente en las manos del tránsito?
¿Qué campana líquida nos presta su sonido?
Desnudas arden las palabras en los labios: llueve el solo océano de los trapos,
somos las mitades inevitables del sonido, los aleros crecidos en las piernas,
todos los trenes amarrados a nuestro aliento.
Así crece el invierno en la estantería de los párpados.

Barataria, 19.V2013

miércoles, 29 de mayo de 2013

COLOFÓN

Imagen cogida de la red





COLOFÓN




Pese a los ahogos, voy con la sombra de la herrumbre sobre los hombros:
aúlla el perro de la soledad,  los ahoras que se quedaron como las vacas flacas
de la parábola (a mitad del sueño los retumbos de la agonía.)
—He aprendido que aún los rastrojos no son eternos en los ojos;
desconozco los sentimientos ajenos, aunque ellos lleguen hasta el cuello:
un día, —después de superar los atavismos— sobreviviré en la alternancia
del vuelo: dormí creyendo que el horizonte no tenía hojarasca y era firme,
y así emprendí esa larga jornada de gaviotas.
Mi memoria es otra cruz semejante a los candiles oscuros de la sed:
hay días desmedidos donde se acumulan todos los dolores (dejo al tiempo
que seque esta lágrima, desnuda como el arpón que entra al pecho.)
No te fíes —me digo en medio de mis ahogos— ningún juramento se sostiene
en el aire: luego, quito el espejo huérfano colgado de la pared.

Barataria, 18.V.2013

martes, 28 de mayo de 2013

LENTA MUERTE

Imagen cogida de la red





LENTA MUERTE




Le daré unos puntapiés a todos los días oscuros a las muchas gotas del reloj y sus desaciertos es preciso terminar con el desorden de las palabras inmovilizar el mal de ojo en el hueco abominable de la sepultura  darle otro sentido a los días marchitos de los ojales al regazo fúnebre de las poleas a la mirada silenciosa de los objetos alrededor de la almohada atardece inesperadamente sobre la piedra donde las abejas hacen su colmena  en el punto del sigilo de la cópula: la humedad vuelve inciertos los parajes de las lágrimas los tanteos confusos de los sueños  (Circe y su telar de piedra el mar oscuro incierto de la hechicería y todo el lúgubre destino de las palabras) en medio de tanta fantasmagoría   los párpados tenaces de lo profético los escapularios esenciales de la genealogía a menudo uno tiene la necesidad de morir desde los inaccesibles teclados del alma hasta el fragor de los pies: mi sombra es el lecho del taburete de los páramos  el ijar del paraguas conventual de los días que envejecen junto a los pájaros hay en la madera de la boca ese letargo de telar sin cielo siempre está allí en el cerrojo del odre el trabajo de la herrumbre las desmedidas telarañas del reparto y hasta los nudos terrestres de la conciencia con sus espléndidas uñas (con todo debo caminar sobre el desatino inventado del destello  entre tapicerías descarnadas al borde la solapa de las lechuzas: el destino es así a veces sólo es el hollín desasido del aliento el juego que tiene la gravedad de lo recurrente el duelo de la cerilla escondida en la sal otras veces muerden los adoquines empinados en las sienes esas ceremonias del lupanar de las sastrerías el antro con sus cansadas cortinas las calles al pie del murmullo de la lluvia) por si acaso —y sabiendo que no tengo escapatoria— me solazo en mis últimos sonambulismos sí desde el interior de la respiración el aire clandestino debajo del abrigo: los poros las diversas hipótesis de la muerte la incineración del miedo el mismo tiempo entre el humo del incienso desde algún lugar de la oblicuidad claro que en la marcha uno ha acumulado las complicidades de la fragancia y también los paisajes rotundos de la otredad los lejanos días —lo recuerdo ahora— de la complicidad de la madera en la construcción de los quizás de seguro el tiempo nos va convirtiendo en la evidencia del sosiego y el alarido (que una sola cosa no es posible): vivo en el ápice del éxtasis de la fatalidad el pulso drena los costados mientras el encaje de la respiración se enreda entre los bejucos del espectro del ciprés (a menudo es difícil conciliar tantas imágenes: somos siempre lo que pasa en los hongos de los asientos de las bancas públicas ¿quién nos reemplaza  a fin de cuentas del último papel  que hicimos con redoble de saliva?) lenta es la última escena de la hojarasca…

Barataria, 17.V.2013

lunes, 27 de mayo de 2013

ENRAMADA

Imagen cogida de: viajeros.com





ENRAMADA




Cegado el polen, el aire, la luz, disueltas las palabras, ahogadas
las esquinas del vértigo, volvemos a la irrealidad del horizonte:
el cobertizo y la chamiza acumulan las sombras petrificadas, los troncos
de nuestra materia enmohecida,
los días idénticos a los azacuanes o zopilotes.
¿Podemos, acaso, anunciar el desfallecimiento, el humo amargo
de la memoria, todas las noches juntas que ardieron en el desierto?
—Debajo de mis venas sostengo la pústula nocturna que mordió el liento,
la piedra que deshizo mis zapatos.
(Cuando el día es claro, no se necesita de árboles dispersos.)
Hablo con mi sombra, —claro— indisoluble en el follaje.
Barataria, 17.V.2013

jueves, 23 de mayo de 2013

HORIZONTE

Imagen cogida de: ennuestramente.blogspot.com





HORIZONTE




¿En qué horizonte detiene el viento las semillas del aliento?
—Como buzo me adentro cada día a las profundidades de los párpados.
Bajo la punta de las estrellas, la geometría del celaje, los pájaros
caídos en el cuaderno,
la suerte del galope de las sílabas asomándose a la escritura.
(Siempre tengo las dudas semánticas adheridas a mi paladar. El calendario
allá, al rojo vivo de la brasa, el ojo arrojado al viento.)
El otoño es tan real como las escasas monedas en mi bolsillo.
Un día de seguro, concluirá el horizonte: habré abolido la hipnosis
para cambiar de adjetivos el propio aforismo…

Barataria, 15.V.2013



miércoles, 22 de mayo de 2013

PAISAJE

Imagen cogida de: taringa.net




PAISAJE




Después de todo, necesitamos las palabras para leer el firmamento.
¿Con qué frecuencia endurecemos los despojos?
¿Qué ecos fecundan el fuego?
—Gozo tanto las partituras del viento como las del oleaje en pleno
campo de batalla.
En el dintel de las palabras, los días en la limpieza de la respiración,
los mismos que avanzan hacia el interior de las pupilas.
(El candil es una suerte de luz que crece como un árbol.)
Igual que los diversos colores del fuego, el bosque consume mis pupilas.

Barataria, 14.V.2013



martes, 21 de mayo de 2013

ARCILLA

Imagen cogida de: keywordpicture.com





ARCILLA




Hidratada la profundidad del tráfico, me quedo salpicado de enredaderas.
(Cuando me hundo en mi propia sombra, el agua permea la armadura
de todos los pájaros que me sostienen.)
No es en vano el tiempo, cada vez se hace dúctil y definitivo, el cuerpo
del poema y la respiración circular de los sedimentos.
—¿Ves mis manos hundidas en la humedad, junto a la pared del crujido?
Todo se construye con avidez: la tinta que rompe su corriente,
el galope en los abanicos genitales.
Sin más, rearmo mis propios rudimentos, sale el alma de la oscuridad,
el aliento crece desde los estertores del aire.

Barataria, 13.V.2013



lunes, 20 de mayo de 2013

HORAS

Imagen de Micul Prinţ, cogida del Fb de Cezar Paul-Badescu




HORAS




Allá en el ataúd de mi sombrero,  la tempestad del adobe.
(El agua de la noche muerde como tinta de espinas los costados.)
Dejo mis pies debajo de la ceniza, por si acaso. Dejo el frío secular
del pensamiento que haga lo suyo, sin antídotos.
—Me defiendo cada día de los jinetes del apocalipsis —digo cada día—;
de otra manera no podría oír las campanas del mundo invisible.
En cada porción de ojo, los ojales del reloj sobre la solapa del aliento:
ya han pasado las embarcaciones y los alfileres,
¿puedo seguir sin pañuelos el trayecto que me queda?...

Barataria, 13.V.2013



domingo, 19 de mayo de 2013

METAL

Imagen cogida de: paqquita.blogspot.com




METAL




La herrumbre del invierno no cabe en las sastrerías. Hay cierto pavor
en el olvido de todos los nombres, sobre la losa de la nostalgia.
(Los vilanos se solidificaron en el aliento de las aldabas y las puertas.)
—Alguien quiso domesticar los amuletos del viento, ¿será posible
tanta rudeza del aliento? El murmullo no celebra la brasa inefable,
ni hace posible el agua en el dintel.
El delirio, a menudo, es como un tren descarrilado; las paredes resultan
inverosímiles ante los pulmones desgastados del diluvio.
Ahora que ya sabemos del destino, lo íntimo es un metal inoíble
al borde de adoquines extenuados.

Barataria, 12.V.2013



sábado, 18 de mayo de 2013

PÁJARO

Imagen cogida de:redescolar.ilce.edu.mx




PÁJARO




Testigo del esplendor en la ciencia del aire.  En lo efímero del vuelo,
sigue el tragaluz de las ramas, el silogismo que no heredó de la saliva.
(Nunca necesita de paracaídas sobre el oleaje del horizonte.)
En la brigada de las nubes copia los grises del aliento;
ante la falsa desnudez de las ventanas, entreabre la música del paisaje.
—De vez en cuando el ansia intensifica sus bejucos,
el otro espejo de la fábula en mis propias monotonías.

Barataria, 11.V.2013



viernes, 17 de mayo de 2013

AQUÍ

Foto de Delta Dunarii Ultima Frontiera cogida del FB de Marcel Tudor





AQUÍ




Todo mundo transita sobre calles de puertas y memoria. Los recuerdos
a menudo sangran, esa dosis necesaria de azúcar. (Las incandescencias
son una suerte de nostalgia, un tambor de úteros.)
—Claro, a veces me río de los semidioses en medio de la breña: río, sí,
por más, las telarañas no pueden convertirse en nodrizas,
ni el poro abierto en alberca,
por más tinta que derramen los encajes.
(Sobre el bosque de asfalto, las peinetas maltratadas de los astrólogos.)
—Ya es tiempo, —me digo—, de anunciar la luz de la amatista
y multiplicar el ardiente sol de las luciérnagas…

Barataria, 10.V.2013 


jueves, 16 de mayo de 2013

PIEDRA

Imagen cogida de: vatealaantigua.blogspot.com





PIEDRA




El día de repente aspira a ser aire. La piedra, concubina.
Hoy es un día para confesar ciertas palabras: palabras vírgenes,
no esa esquizofrenia atónica de la hojarasca. Hoy es un día sin sobornos,
—también sin maniqueísmos, por supuesto—.
Pasó la tormenta rasgando los ojales del pálpito, la cripta del ciprés;
ahora sólo debo respirar,
entre lámparas y rocío, hasta alcanzar el imaginario revelado.

Barataria, 09.V.2013



miércoles, 15 de mayo de 2013

VIENTO

Imagen cogida de: desdemilibertad.wordpress.com




VIENTO




Los paraguas de las nubes,  se deshacen en los párpados del viento.
—Aquel viento de ausencias, ancló en una gota de ceniza,
desde entonces, la noche se tornó huracán de grises. (Todo lo borra
el aullido ensimismado de su fuerza.) Encended de nuevo la linterna
y verás que sólo es el antaño, el que regresa a su madriguera.
Cansado de atravesar las hojas de los árboles, gime en el pecho.

Barataria, 08.V.2013



martes, 14 de mayo de 2013

ESPERA

Imagen cogida de: diatrasdia-reginanm.blogspot.com




ESPERA




La espera no existe cuando ya ha habido renuncia total.
Vos, ¿a quién esperás? —quizás la total afonía de los zapatos.
Náufragos fueron los puntos cardinales de los ojos: ya no esperes,
—me dices— junto al perro amarrado en el horcón;
entre la ebriedad y el destierro, fenecido el candil del universo.

Barataria, 07.V.2013



lunes, 13 de mayo de 2013

PRISMA

Imagen cogida de: dreamstime.com





PRISMA




En las celosías del cierzo los dedos de la mañana. Grita la ventana
mordida por cada gota que resbala en las mochetas.
Mientras el poema sube al rumor de la garganta, el ala desdobla
la tinta del tablero del bosque.
El día se habitúa al río de perros que cruzan las campanas:
La última gota de los abanicos la bebo de rodillas…

Barataria, 07.V.2013



domingo, 12 de mayo de 2013

HORIZONTE


Imagen cogida de mihistoriaentretusdedos-kasper.blogspot.com





HORIZONTE




En la línea del horizonte tiembla la defunción de mis ojos.
El orden de las cosas es el desorden de los ojos: alfileres por doquier,
las siete cabritas del sonambulismo,
la imprenta de los pájaros tras la herida huracanada de los cohetes.
En el sombrero de los claveles, amarra el sol su hamaca.
Arde el relieve de los zapatos cuando busca el horizonte, la sola imagen
de los epitafios en el poniente…

Barataria, 06.V.2013




sábado, 11 de mayo de 2013

CONFESIÓN

Imagen cogida de:
 corazoneucaristicodejesus.blogspot.com




CONFESIÓN




Hay días que me hastío de todo: las buenas costumbres me socaban.
Soy animal de rudimentarios estíos, (El pálpito desnuda mis deseos
y asperezas.) Igual sigo mi camino con esqueletos insondables.
Entre el fuego y la intolerancia, hay poco margen para el brebaje…

Barataria, 06.V.2013



miércoles, 8 de mayo de 2013

EMBRIAGUEZ

Imagen cogida del FB de La Quercia Incantata





EMBRIAGUEZ




Desde lo inaudito en puntillas hasta las soledades que nos abrazan en lo inaudito: nos reímos del cisne de Darío o del aliento bífido de las otredades de la piel gastada de los caballos de la falsa transparencia del Pegaso de los crisantemos quizá haya quienes ardan en su propio fuego de otredades  quizá den vueltas como el perro antes de sucumbir en la mariposa a quemarropa de los sueños  (hay quien desabotona el universo sin sentido sin ningún sentido salta sobre los escapularios de la jornada como raíces de quemadas golondrinas  a despecho del tiempo afilan la saliva desahuciada de las bandejas y se iluminan de las facciones retorcidas de la sal) jamás he podido entender el aliento todo el aliento enraizado en los aleros del hollín pese a todo —confieso que estoy en paz— aunque la perplejidad peregrine en la espesura de las aceras ¿en qué cueva amanece ahora tu destino? ¿en qué huecos refugias tus ecos monocordes  las lecciones de veneno que tiras al vacío para que lo recojan los transeúntes? ¿en qué espectros rotos encarnas toda tu hoguera?  Siempre pensé que las lágrimas están llenas de juegos peligrosos de disfraces y nombres pródigos de hollín  (nunca será realeza la expiación ni el relámpago atrapado en ásperas alacenas: siempre supe que en el frío sólo había escarcha de monótonas manos y suspiros de cenagoso abismo —desde la intrepidez vi arder el traspatio— desde la sombra los muros de la estatua y no el inocente atavío de lo noble sino la daga mortecina de los nudos sin ninguna indulgencia) en el desván la envoltura de la ceniza  los espejos rotos literalmente hablando del tacto el sinsentido cómplice del olfato el cuaderno de diosa negra de los pétalos la viva terraza de los pies descalzos todo el clamor era el espejo cansado desenfundar de nuevo otra historia propagar otro galope en el despeñadero y besar el delirio del juelgo  pese a las cucharadas de hostilidad me proclamo sobreviviente del tiempo: ahora todos los estandartes son sólo eso —en realidad jamás tuvieron trascendencia nadie puede tenerla debajo de la lengua nadie junto a lo subterráneo nadie con esa liturgia de muñones me deslumbró —claro está— la bestia sedienta la serpiente corrompida de la bocanada la máscara contra el mundo fue sólo sueño o muerte fue comensal de insectos de la paciencia cabalgadura siniestra de la hoguera aridez del infierno en mi boca me rehusé a contemplar las virtualidades muertas: ante los pedidos de la noche invoqué los candiles y quemé los vacíos conmovidos (alguna vez recordaré esa imagen de aullidos) nadie puede darte monedas de infamia ni brebajes en cofres relucientes  vino y se fue como los circos itinerantes del desvelo la vi desde su cueva revelándose ardiendo en su hambre desabrida ahora ya no puede profanar mi voluntad se ha ido como una postal desteñida por el tiempo el viento explicará su atávico extravío…

Barataria, 02.V.2013



martes, 7 de mayo de 2013

POESÍA

Imagen cogida de enalasdelcondorbham.blogspot.com





POESÍA




Poesía, el tiempo es huraño y lacerante, pero vivimos nuestra intimidad
repartida, entre tinta, sed y trino. (Quizá nunca alcancemos la Gloria
pero te aseguro que siempre seremos diluvio de las lecturas del misterio.)
Quizá nunca alcancemos la celebridad de los arúspices:
—Sólo vos y yo, poesía, como el ave inocente sobre la rama
del horizonte. Cada quien, después de todo, con sus confines…

Barataria, 02.V.2013 



lunes, 6 de mayo de 2013

CALOSTRO

Imagen cogida de worldisround.com





CALOSTRO




En el ojo de tu génesis, la contracara del tiempo: mirada desplumada
luego de que se quitó el vendaje de la herida.
(La brasa no cuaja cuando sólo hay ceniza) eso del fuego desaparece
cuando se castra el éxtasis de la palabra.
—Lo supe desde las primeras bocanadas de la falsa inocencia.
Barataria, 01.V.2013