miércoles, 31 de julio de 2013

VENTARRÓN

Imagen cogida de la red




VENTARRÓN




Como una suerte de ventisca, todos los atrios de la sal del sueño.
En la cúspide del ventarrón, las ingravidez rota de la imagen,
como una sábana Aciaga, el denuedo de las melódicas. (Bajo de golpe
a la destrucción de la ternura, al desbalance del fragor del oleaje.)
—Cada cual sueña con minutos de ascua, —la ciencia de la respiración—
tiene su propio teorema y paradigma.
Cada cual, al margen de la sed, encarna lo que el gozo destruye:
Voy, sin embargo, aunque sé ya de la herrumbre que destruye.

Barataria, 25.VII.2013

martes, 30 de julio de 2013

VELA

Imagen cogida de la red




VELA




El ojo ciego y esta enfermedad de mirar en lo oscuro. (Entreabro la puerta
por si acaso.) Los párpados caídos simulando su propia sed de antaño.

Barataria, 23.VII.2013

lunes, 29 de julio de 2013

BANDURRIA

Fotografía de Christopher Alex Momberg Pumarino,
Bandurria Valdiviana





BANDURRIA



A la poeta Rossana Arellano


En medio del color el ave sigilosa la intemperie en el carruaje de la conciencia copos amarillos como lluvia antiguos caminos irrumpen en el arco de las pestañas: todo tiene esa sed de las semanas y los meses el vuelo que se apoya en la luz incendio de goteos galopantes: a veces es inocencia todo el tiempo que transcurre entonces me aferro  a la fe dulce de la fábula y a la indulgencia necesaria del camino (el esplendor siempre es poseso de fuegos insepultos) lo aprendí en la corporeidad de la canela en la yerba genésica que habita el subconsciente al Sur en el Sur las campanadas luminosas el ánfora del asombro el ave que amanece sin romperse en el abecedario como una semilla ardida en el conjuro solar de las pupilas cuando abrimos el postigo del suspiro viaja también el viento en su clarividencia viaja la estación y su alborozo: obra es el camino el ojo y los sueños el ala plantada en la libertad (todo es confín en la claridad gris de la bandurria en el buche que delata de pronto los anhelos) se me antoja dar un largo suspiro para encontrarme con los oídos de la revelación con ese perfil de árbol posible y devolverle a los imposibles el sonido del mar intacto en mi pecho ¿Acaso nunca se apaga esta luz? ¿Acaso nunca se ahoga en los brazos? me embarco en este puerto de sus alas disperso como el día infinito como las palabras que buscan sumergirse en la lluvia como el amaranto íntimo que trepa a la espiga   en la explanada entonces sin insomnio la armonía pero quedo ciego encendido de su presencia…

Barataria, 21.VII.2013

sábado, 27 de julio de 2013

VOCES

Imagen cogida de la red




VOCES




El mar y su tempestad de espuma: el mar, su geometría invocada.
(Fuimos el espejo breve del agua en el aletazo de la ola,  la palabra,
el pulimento del eco.) —Un día, quizá, recobremos la memoria y vuelva
el azúcar al zodíaco.
En la sombra del firmamento, el desatino desértico del sobresalto.
(En el principio las voces torpes del desaguadero, y ese pretérito furtivo
del rapto, la almohada violenta de los silogismos.)
Ya no hay tiempo para escuchar las obligatoriedades del púlpito,
ni bocinas para dispersas las quemaduras del sonido. —La memoria,
sin embargo, está abierta a las esquinas alígeras del eco.
(En cada calle escuché el imaginario de todos los suplicios, el idioma
cansado de los años, y hasta la propia identidad desarraigada.)
¿Hacia qué costado lanza la voz su respiro?
—Soy sólo otro cadáver con los remordimientos sobre la almohada.

Barataria, 21.VII.2013

jueves, 25 de julio de 2013

FANTASMAS

Imagen cogida del FB de Oana Paraschiv





FANTASMAS




Oscilan los viejos balcones desenterrados del patíbulo. Emergen infames
los retratos, ahora caen lóbregos en mis sienes.
Obtusos los zapatos de la noche y las lámparas a media asta del deshecho,
(tiro los dados a destajo de las sombras de las esquinas, el dedal
que amengua el forcejeo de las agujas.)
¿Quién esta o viene en la reminiscencia de los espejos? ¿Es sólo noche
o día mímica del revés de los objetos que forman arpas o tréboles?
—Seguro que en el ojo profundo de las palabras, del cuerpo en fuga
se pueden escribir acrósticos.
Es todo un espectáculo el maná de los peces que emerge de las escamas.
En todas direcciones, esta sensación sobrenatural de las revelaciones:
Lo sé cuando veo el paréntesis detrás del espiral de los cuerpos…

Barataria, 20.VII.2013

miércoles, 24 de julio de 2013

ADVERSIDAD

Imagen cogida de la red




ADVERSIDAD




Ante la escarcha del regazo de los días postreros, las paredes abiertas
del escarnio. (Vago como la hacen las hojas movidas del viento.)
¿Hacia qué olvido me llevan las aguas profundas de los sueños?
¿Hacia qué sin fin el aullido?
—Cautivo, enterrado y sobre mí, la ceniza que reclama también su espacio.
Adonde nadie me ve recojo los centavos de aliento;
me ata el nudo de las aguas, y la peste de un oráculo en ruinas.
(He ganado tanta intemperie que ya me son familiares las aceras: de seguro
la eternidad está escrita en una lápida de la gran metrópoli.)
No obstante, escarbo en las venas de mis propios sonambulismos;
de otro modo, sería difícil llevar en hombros la brasa del arcano.
En los costados los adioses como una piedra condenada a las estrías.

Barataria, 19.VII.2013

martes, 23 de julio de 2013

CLAROSCURO

Imagen cogida del FB de Abilio Gomes da Silva




CLAROSCURO




Salga de las aguas negras la embriaguez sonámbula de los cabellos,
la imagen patética que aún existe como una herida fúnebre a través
de las migajas. Díscolo el fantasma de la sombra,
(aquel pelambre de falsa hostia) en algún lugar de lo inverosímil
—lo confieso— la saliva irremediable de la trivialidad. Sólo la mueca
apoyándose en el campanario, el colorido del granizo
atardecido en el aserrín de la risa. (No quiero fotografías de girasoles muertos,
ni de bocas que se agrietan en el rezo del día a día.
Las devuelvo por sus quebradizos ecos.)
Ya tuve bastante con dispensadores de maniquíes: no necesito señales
de avidez en tazas de barro,
ni de absurdo de espejos bajo la niebla de una tristeza emplumada.
Bajo la bandera de pájaro, el reloj muerde la armadura de lo inerme.
(Confieso que necesito lágrimas artificiales para ver con claridad el terreno
boscoso del otro ojo que me mira sin palabras.)

Barataria, 17.VII.2013

lunes, 22 de julio de 2013

HISTORIA ÍNTIMA

Imagen cogida de la red




HISTORIA ÍNTIMA




Me desviví en el pánico de mis propias ficciones, —ficción voraz, 
incandescente—:  nunca supe, —hasta hoy— que era inmune o vulnerable
al desgastado oleaje de la herrumbre:
todo fue exilio o estanque ciego, tormenta ciega hasta
el despojo funerario.
¿Fui el personaje central del arrebato o sólo envoltura para cubrir viejas
estrías? (Aún con mis dudas caminé y ascendí entre el ramaje,
pero de pronto me dio pánico el apogeo,
y el imperio de calles desiertas, burdeles, estatuas, casas de préstamos,
iglesias y estrellas a punto de inmolar el rocío.)
—Desde luego todos aquellos días de ráfaga, ahora son de ceniza:
sé que nada se petrifica. Nada. Si hay huellas y recuerdos, son únicamente
los vestigios de la pared manchada de naufragios:
la nostalgia es sólo la armónica rota de peces que bracean en la garganta.
Desde luego, un día escribiré un misal de mis catástrofes…

Barataria, 17.VII.2013

domingo, 21 de julio de 2013

TIEMPO

Imagen cogida de la red




TIEMPO




Más allá de los rieles y los durmientes, el horizonte interior del disturbio
del tiempo que desnuda los objetos, ese nosotros que fue de gaviotas,
el calendario flotando en la última sombra de la tarde.
(Lento va el cuerpo quemado de horas, deshaciendo nombres y candiles,
arrinconado por los ojos que se estremecen, el nicho ahondado
de los pensamientos.)
¿En qué latitud de párpados las ramas del sueño, las astillas curvadas
del sol, la boca más allá de las ausencias?
—Afuera, lo insospechado y lo irascible, el tren enrarecido de las cosas
que vivimos: (no vuelvo la mirada hacia atrás para no perderme);
ahí, en las incongruencias del agua de la ventana la vastedad de maniquíes
y la ebriedad súbita en la almohada.
(Camino en medio de la dispersión de los guijarros.)
Ando, voy, para demoler mis propios demonios: todo instante es una isla;
No hay demora, ni muros —salvo, claro— la enredadera que se alza
sobre cada instante, la noche inminente que nos aguarda…

Barataria, 15.VII.2013

sábado, 20 de julio de 2013

OLEAJE

Imagen cogida de la red




OLEAJE




Volvió fugaz el aliento del oleaje  cobre el filme de lo cotidiano.
(Cada litoral desborda los cuadernos hasta el punto de hacerlos extrañas poluciones de ceniza. Siempre hay acordeones de herrumbre en la herida.)
En los ojos anidan pájaros fúnebres.
Hinca la muerte las campanas del hacha enmohecida,
lo íngrimo y lo inaudito de los litorales en la noche quebradiza del pétalo,
el sueño suspendido en los peces súbitos de la piedra
que emerge como para tocar la carne insólita de los fantasmas
del destiempo.
Todo excede al andar de las hormigas en el descenso de una armónica;
crecen las alambradas del ahogo junto a la incoherencia desfondada
de las pupilas, (pierdo el sentido en la pupila agria del musgo.)
Después me busco entre la carroña resuelto de vuelos: ya en ruinas,
las astillas de las aguas, desnudo de palabras, la noche ósea ciega de arcilla.

Barataria, 15.VII.2013

viernes, 19 de julio de 2013

CASA

Imagen cogida del FB de Luminita Mirela




CASA




¿Dónde estaré mañana cuando ya no tenga casa? Roto el día y apresurada
la noche. Cada vez invento una nueva historia para lavar mis trapos.
(Detengo el tiempo para ver de cerca el jardín que un día planté, allí,
pegadas a la tierra, la siempreviva y el alhelí.)
Cada avidez era un instante y todos los instantes: aquí, desde la inocencia
del balbuceo hasta la temeridad de los ijares, redobles de la inclemencia.
Pero, ¿quién conoce mi casa  y los fantasmas que en ella habitan?
¿Quién me abrió la puerta en un acto de manteles? —Ahora, sé —más lejos
desde entonces— que la casa distaba del reposo
y que en ella, todo era inéditos pañuelos. Por eso siempre partí a lugares
remotos donde no hubiese antípodas.
Ahora la veo desnuda en la ceniza. Mañana, no sé si habrá nueva tormenta.

Barataria, 14.VII.2013

jueves, 18 de julio de 2013

CAMINO

Imagen cogida del FB de Petre Anghel




CAMINO




Por el polvo del camino, las mamposterías del aliento. Y ese mirar
hacia lo irrestañable.
Tantas y tantas veces los restos de los zapatos trascendidos,
el invierno con sus trampas, los arranques de fiebre de la nostalgia.
—Sin duda, me diréis: —la memoria  remueve el equipaje del vacío,
mientras buscamos monedas amarillas en el cansancio.
(Para recordar, las manos en el pecho y la aurora que conmueve
con su destreza de ternura. Camino semejante al poema de otrora.)
—Pienso.
El camino del desvelo alarga sus dedos. Nunca se cansa, aprieta las sienes
del acantilado: aquí el mundo ciñendo mis ingles, arde el paraguas
de los párpados y ese vuelo nocturno en la garganta…

Barataria, 13.VII.2013

miércoles, 17 de julio de 2013

MUELLE

Imagen cogida de la red




MUELLE




Al menos tengo la luz como polen regado en este viejo muelle.
La única ventisca es esta hoguera en la piel, (no la escarcha de la ceniza),
sólo el callado silencio que oigo y que alarga sus bolsillos.
Aún recuerdo aquí todos los cansancios transcurridos de la lluvia;
la tarde se queda varada en el mimbre de mi memoria:
hay fotografías de gaviotas y caracolas, de papeles con musgo:
pronto escribiré mi último poema.
En la saliva rota del tiempo, el sueño engendra su propio exilio…

Barataria, 12.VII.2013

martes, 16 de julio de 2013

VIAJE

Imagen cogida de la red




VIAJE




Tantas escenas sobre las aceras que a ratos pareciera que es caverna
este ritual de transitar en la eternidad.
(He malogrado tantas hambres a fin de cuentas.) Hoy es espejismo
el golpe del brebaje, ácidas axilas sobre la inocencia de la mesa.
Merodeo en el desmedido diente de la noche —¿están hechas acaso mis ojeras
de tanta oscuridad acumulada,
o es el mundo del tatuaje perenne en mis ojos? (Cubro mis vértebras
con la humedad de la tormenta, en cada acera habitan años embalsamados,
en cada zapato acechan itinerarios de dislocados alientos.)
Mi viaje siempre supone, contemplar largas rotaciones de neblina;
en el tiempo postrero, habré sin duda, inmolado los espejos
de este sofoco de pájaro en la tormenta…

Barataria, 11.VII.2013

lunes, 15 de julio de 2013

TROMPO

Imagen cogida de la red




TROMPO




En el trompo de mis cavilaciones, la voluntad de las campanas.
¿Qué de continuo tiene la raspadura del alfabeto en los poros, la saliva
eructada en el círculo hondo
que hace el grafito a la hora de cazar lámparas?
¿Es badajo o cordel la tinta desparramada a voluntad de los círculos
del viento derramado sobre la sombra ahogada en el pájaro?
(En las manos, el lenguaje del mañana, sutiles letras en las brazos de la tierra.)
—Siempre juego al ojo de los trenes
(es mi manera de ver el movimiento),  de arder en el aserradero pródigo
hasta que la avidez decanta sus hojas adánicas.
Al estirar el cordel de las estrellas, se abre el tiempo de la fantasía:
crece sobre la tierra ese ruidito de mi propio sonambulismo.

Barataria, 10.VII.2013

domingo, 14 de julio de 2013

PUERTA

Imagen cogida de la red




PUERTA




De mi lucidez de antaño, sólo la puerta del tiempo. La fatalidad, quizás,
de todos los pensamientos que buscan revelarse. Los viejos tiliches
en el aliento de la ráfaga,
todo aquello que desafía el aliento del umbral.
Cada una me reclama la travesía de los zapatos: la contradicción
de las mochetas, el dintel a punto de convertirse en otro espejo tan cierto
como los párpados ausentes del dominó de la saliva.
(Siempre existe la posibilidad de una doble entrada cuando la puerta
se cierra a los secretos, cuando descalzos guardamos el anhelo.)
¿Bajo qué circunstancias la herrumbre no se convierte en laberinto
del aire? —Respiro el último calor que me queda en el aliento.
Desde luego, nada sabe mejor que el pulso disfrazado de ceniza
ya cuando la espalda se abre a la nostalgia…

Barataria, 09.VII.2013

sábado, 13 de julio de 2013

ALIENTO

Imagen de Caliopi Dicu, cogida de su FB




ALIENTO




En el peldaño del ala, toda la fuerza del aliento. Obediente al destello
del polen, real como todo lo que vive en las palabras.
(El destino es como una risita inusitada en medio de la náusea
De tantos días apretados y cavilaciones.)
¿Hasta dónde habré de llegar cuando los golpes rompen el alero y el ojo
aprieta la amnesia?
¿De qué aliento dolorido fueron hechas mis manos y el asedio
de todo lo inmundo? —Es como si de pronto me empujase hacia otra historia
atroz de remedos, hacia ese candil donde se arquean los espejos.
Entre tantos escapularios y ráfagas,
la puerta del alma, fiel a esa memoria de la almohada oscura del exilio.
Llueve lo suficiente para hacer de la lluvia un torrente.

Barataria, 09.VII.2013