viernes, 14 de marzo de 2014

APRENDIZ

Imagen cogida de la red




APRENDIZ




Soy, sin duda, un aprendiz de oscuridades: me veo y disuelvo en lo invisible.
Trabajo en la carpintería de la noche y vierto mi imaginario
en  barquitos de ternura;
de otro modo, no podría entender tantas asperezas. Tantos espejismos
absolutos, tantos amotinamientos de saliva.
(La palabra no siempre es cordero, sino un toro inconmovible como una roca.)
—A veces, el anhelo es inútil cuando sólo hay rescoldos. No es bálsamo
la penumbra, ni el aprendizaje simple pétalo en los aserraderos
de la bartolina que roe las entrañas.
Voy, por consiguiente, miserable de garganta, justo a la orilla de las paredes,
en el madero pálido de la sospecha: gimo de heridas cuando
la memoria se ensancha en la acera de los prostíbulos,
gimo en las inclemencias del hueco del frío: la luz juega a ixcanal…
Barataria, 2014 


No hay comentarios: