miércoles, 5 de marzo de 2014

EMBARQUE

Imagen cogida de la red




EMBARQUE




Cada vez es más extraño redimir lo inminente: las sombras o los andamios
diluidos, la voz que calla, suspira, pero no olvida. (Hay calles estáticas
consumidas por el sollozo subterráneo de la pira, —después de todo, la lluvia
o la hoguera, se atreven a fecundar la muerte.)
Sólo se reverdece con la sed del alfabeto, aunque exista la leyenda del ave Fénix 
o la carne vuelta hálito en Lázaro.
Después, el camino será como el vendaje que nos deja la bruma de la noche.
Inasible, después de todo, la geografía del césped y el ardimiento
del pedernal de la espiga que se quiebra en el vértice del reloj.
Después, la niebla obsesa que nos deja el viento, la exhalación de la ceniza.

Barataria, 2014 

No hay comentarios: