viernes, 20 de junio de 2014

DESVELO

Imagen cogida de la red




DESVELO




En los horcones del sueño gotean las sombras, esa ciénaga solitaria del desvelo:
hemos calcinado el plumaje de las ingles y los ruidos del luto.
Para no enloquecer, la concavidad de ceniza de los pétalos, el nosotros
engendrado en el vientre del escombro —el diluvio donde arden tantos
nombres y lentas tristezas como jardines en cámara lenta.
Después de entrar al polvo endurecido de los párpados, la sal oscura
como un muro de piedra sobre el pecho.
(Nada retorna después de los atardeceres del delirio: el desvelo es otro cuervo
que cruje en los eriales de la herrumbre.)
No hay oráculos en la gangrena de los pájaros, ni litigios para el alba.
En este magnetismo del trópico, la lluvia secular hace lo suyo…
Barataria, 11.VI.2014

No hay comentarios: