domingo, 15 de junio de 2014

MUNDO NOCTURNO

Imagen cogida de la red




MUNDO NOCTURNO




Detrás del sombrero, la curva del humo en las cuencas del mundo.
Seco ya el goteo de los platos, el hambre sujeta acordeones.
¿Es posible elevar la polilla a bandera? ¿Es posible la discreción del hollín
o el asfalto en un cielo de oscuridades erguidas?
Es casi seguro que las axilas de la noche muerdan el olfato:
no hay ninguna diferencia entre el musgo y el mundo, entre las viejas
consignas y los candiles.
A mí me parece ver un paraguas de saliva, un espejismo de afonías, una legión
de niebla asida a la garganta: el cansancio también es olla de presión
propensa al grito. Sólo tengo dudas en el incensario del entrecejo.
Barataria, 10.VI.2014

No hay comentarios: