miércoles, 30 de julio de 2014

ATROPELLOS

Imagen cogida de la red




ATROPELLOS




No le tema, usted, a estos deslices del poder. No les tema por más
que le abran el pecho. Todos los días encontramos huesos rotos en las aceras.
No le tema, usted, a la redondez de las monedas, ni al falo del aliento
de los suicidios, ni a los abrazos demasiado cándidos y espontáneos.
No le tema a la pobreza y al harapo, ni a la monotonía que habita en sótanos.
No le tema, usted, a este largo tiempo de espuma, ni a estar confinado
al olvido: el país es así de atardecido.
(Nadie puede desmemoriar nuestros pálpitos, ni hacer zumo, el pétalo
del crepúsculo, ni madurar de rodillas.) —Ya hemos tenido suficiente injuria;
solo nos queda, por si acaso, redimir los prostíbulos…
Barataria, 28.VII.2014

No hay comentarios: