lunes, 28 de julio de 2014

PÁRAMO

Imagen cogida de la red




PÁRAMO




En la ventana seca de mis ojos, los recuerdos juegan a no tener sentido.
Es casi imposible lavarse las manos en el espejo de la historia, en el sueño
congelado del tabanco. (Mordemos a tropezones las telarañas,
del bisturí consagrado del silencio, el poniente de cementerios,
y el manantial de ceniza congregado en mi locura.)
Ya en las colillas, el último péndulo del cerrojo, el titubeo inútil de las esquinas,
la desnudez del despojo que nos deja el tableteo de la fuga.
De pronto, hasta el delirio clava sus extravíos en la conciencia. Los resortes
amargos del vaivén, la danza inaudita de la sombra que todo devora.
¿Habrá ángeles o peces en este páramo de peligrosos rebaños?
¿Habrá memoria después para la sed? —Vos, solamente como epístola
de mis pájaros, como la piel en la lengua de mis raíces.
Barataria, 26.VII.2014

No hay comentarios: