martes, 16 de septiembre de 2014

FIEBRE DE VENTANAS

Imagen cogida de la red





FIEBRE DE VENTANAS




Pestañea el rocío sobre el repertorio de ventanas. (El ojo desnudo en la baranda
del día, el tambor del silencio como una lluvia lenta.)
Entre los arrebatos de la claridad, la lectura de los adioses que nunca faltan.
Tras las ventanas, la brasa del tacto en la piel del pájaro.
A golpe de calendario, ya me he acostumbrado a este mundo de espejismos;
el ahogo, después de todo, es un malhechor de pesadumbres.
¿Puedo fiarme de esta cárcel de cristales?
Me temo que debo seguir nombrando todas las oscuridades que acechan,
los rincones donde no se puede guardar la eternidad, ni el fuego consagrado
en las axilas de la revelación.
Al final, nadie queda ileso. El insomnio no es fiel a las sábanas, crece
el hierbazal de los miedos, crece la sal del pavor…
Barataria, 15.IX.2014

No hay comentarios: