miércoles, 29 de octubre de 2014

APETITO VORAZ


Imagen cogida de la red




APETITO VORAZ




Un hombre madura sus dientes en la voracidad del asfalto. Hierven las ramas
de los brazos y estos ojos sin cuerpo que quieren preservarlo todo.
En la concavidad del paladar duro los obligados barcos sin paraguas.
(Alguien me advierte de los horizontes invisibles, del hoy avergonzado
y del mañana incierto; de la prolongación tardía de los caminos; y hasta del sopor 
de ciertas profanaciones.) A veces sueño con el rocío y los hospicios.
Me inclino hacia los acordes de los insectos,
hacia el papel que escucha mi tinta; salto de las bóvedas y los aludes.
Alguna parte de mi  sazona el juego de metal de los pañuelos.
En la campana de las hojas, avizoro la otra cara del espejo: todo el asombro
perenne que arde en el eco de la alacena.
Si hay un apetito en mis quebrantos, es porque me desangra el infinito,
hasta el punto de tensar las sombras en mis pupilas.
De cada palabra he aprendido la respiración de lo oscuro…
Barataria, 24.X.2014

No hay comentarios: