martes, 21 de octubre de 2014

LABERINTO DE LA LOCURA

Imagen cogida de la red




LABERINTO DE LA LOCURA




(Cierto, me pierdo en las brújulas de la hojarasca hasta el cuello del mar de los epitafios. En la profundidad de la flama la prolongación de los estertores del orgasmo y su hollín líquido de luciérnaga antiquísima. Siempre estoy más cuerdo cuando la luz se hace visible en la oscuridad: de la ventana borrosa de la respiración saltan las pesadillas y la vaguada inocente de mis pensamientos. En uso de mi plena facultad los tejados convulsos del sueño y el tránsito húmedo de tus ijares.)

Es un día feliz. La levedad inconsciente de los acantilados en las manos.
Un blues encrespado en la nebulosa del tabaco y mis ojos dispersos
en el arca de tus aristas de la asiduidad.
A la cintura del ave, la batalla campal de la rama de las sienes, la anunciación
de recintos de levadura, el principio del fin presentido del despeñadero.
En medio de la multitud la sombra del vinagre y la flauta del azúcar,
peregrino de cántaros y enigmas en los linderos ávidos de la brasa.
Crece la fundación de la sequía en el vaso cansado del alma. (Siempre que estoy
cuerdo, la manzana de la discordia llueve debajo de la sábana.)
En la edad del tiempo siempre hay más de algún camino insobornable.
Allí, el pájaro repleto, redondo de las sienes…
Barataria, 16.X.2014

No hay comentarios: