jueves, 9 de octubre de 2014

LÁPIDA

Imagen cogida de la red




LÁPIDA




En el vaho, el extravío del pulso: saciada la sombra de la sed, la noche
de estas palabras sobre el cemento.
(Absorta la espesura de mi cadáver impreciso.)
Exiliado de mí, la mutación de los postigos imprescindibles de la duda,
la ansiedad profunda del lenguaje, el retrato yerto de los miedos.
Aquí todas las fotografías y sus interrogaciones.
En el aliento putrefacto de la pared, la arteria sosegada del hechizo.
(Aun no sé, por supuesto,) si he descendido a otro imaginario de suplicios;
Mañana estaré siempre, —supongo—,sometido a la indiferencia,
hasta que el musgo desdiga los ecos, los años bisiestos y las trampas
del abecedario. (A menudo, la lucidez cava angustias.)
Por si acaso, dejo que la lluvia desvista sus metales y moje mis raíces.
En esta fisura de la tierra, la desnudez no constituye peligro alguno;
desde aquí resulta inconcebible el mundo: el miedo, el rencor, la duda.
—Cualquier amor es manual para recordar los días pasados:
siempre serán extraños los brotes de luz de la última cena…
Barataria, 08.X.2014

No hay comentarios: