miércoles, 15 de octubre de 2014

OJOS SENTENCIADOS

Imagen cogida de la red




OJOS SENTENCIADOS




Todo el musgo del desconsuelo sobre los muertos. Toda la ebriedad doliente
en los ojos, las breves evocaciones del júbilo, el sollozo como espesa cadena.
Me muerde la embriaguez de los espejos.
Al paso de la sal, las corrientes hemisféricas del reloj, esa nada que espera
inquietante en el entresueño (siempre la espera maduró el entrecejo),
y la desembocadura de la esperanza.)
Cuando ya no sea, ¿hacia dónde irán las aguas, los pies derramados
en el desierto? —Serán los nombres que nunca fueron. El rocío en su alegoría
de zig-zag, la destrucción continua de las raíces.
En el metal de estos días, el péndulo de la sombra debajo de mis párpados.
Sé que habrá otros más felices a los míos: ¿cuánta gente hará campanarios
en su pecho? ¿Cuántas fotografías polvorientas dejarán de existir?
Sobre las aceras pobres del hastío, la ráfaga del hambre y la prehistoria
del guaro como una pintura dibujada en mis ojos.
En los destellos del tránsito, también el sexo con sus angostos guacales…
Barataria, 01.X.2014

No hay comentarios: