sábado, 25 de octubre de 2014

REMORDIMIENTOS

Imagen cogida de la red




REMORDIMIENTOS




En cada instante del camino, los días diezmados por la nada: ¿cuántas puertas
se abren después de todo? ¿Qué cara pone la mesa o el horizonte?
(Siempre muere lo que debe morir, no las ideas, no los nombres, no el árbol
de la memoria, no esta desnudez enmohecida de la tristeza.)
Nos abate el dardo del tiempo, los amarillos poderes de las predicciones,
los demonios que comercian con nuestra alegría.
Duele el terror descargado en el olfato. ¿Cuánto pesa la eternidad del caos
en nuestra embriagada vida? Hacia la conciencia, ya el ave roja vaciada
e invisible: el espejismo de la tierra prometida del instante.
Duelen, de pronto, todos los recuerdos domésticos.
Duelen los naipes en nuestro gastado horóscopo, las orillas derretidas
del sueño y la antigüedad de los muelles: solo hay fragmentos en la rama
de los brazos y silencios inencontrables en la tabanco de la memoria.
Y, aunque nada es censurable, confieso que la sed vomita en mi mundo,
es el acial que llaga los poros hasta el hartazgo de ser víctima.
En la ventana, la ciénaga del infinito, el gesto mudo de la piedra…
Barataria, 20.X.2014

No hay comentarios: