sábado, 1 de noviembre de 2014

CANCEL

Imagen cogida de la red




CANCEL




No hay tiempo que perder en este mundo embellecido por su fin tan próximo.
Se te ve en todas partes dando vueltas en torno a cualquier cosa como en éxtasis.
De tus salidas a la calle vuelves con los bolsillos llenos de tesoros absurdos: guijarros, florecillas.
Hasta que un día ya no puedes luchar a muerte con la muerte y te entregas a ella, a un sueño sin salida, más blanco cada vez, sonriendo, sollozando como un niño de pecho.
Enrique Lihn




Siempre las luces tenues en el torrente carrasposo de la noche allí donde ciegos se multiplican los gritos un cuerpo sobre otro como ese tráfico de los congestionamientos todo es urgente y duele la habitación sin cama el sueño sin ventanas alrededor de los canceles donde el tiempo solo es la proporción del vacío —uno no sabe a ciencia cierta cuáles son las claves de la civilización: candelabros cómics pasapapeles mecates pitas sosteniendo el aliento el pájaro del falso olvido en los bolsillos el falo arrimado al bajamar del vestíbulo los periódicos arrugados en los poros sin más futuro que permanecer adheridos a la piel o la tierra en las difíciles estridencias de la calle esta luz envejecida como una mancha en los sucios zapatos de las esquinas solo hay bodegas grises en las ojeras densidades oscuras surcadas por el aliento ¿quién sale de estos espacios apretados de sábanas? ¿Quién se acerca al juego de ser distinto? ¿Quién da o pide explicaciones a la evidente desigualdad de las ventanas?  me río frente a los ases de la oferta y la demanda mientras muchos hacen lo suyo en los callejones del titubeo me río cuando se habla de homologaciones con una sensación de escalera oscura me río de los trastabillones que provoca el frío y el falso estupor de quienes se rasgan las vestiduras ¡cuántos caminos equivocados y muchos todavía por andar! a menudo nos enfrascamos en las nimiedades por aquello del marketing  inocentes vivimos atemorizados por el miedo también es parte de la guerra sucia contra el discernimiento ah es que al discernir ofrecemos resistencia condición necesaria para salir de la oscuridad ahora podemos hurgar los bolsillos y despojar a quienes nos despojan con sus vicios desde siempre hay tantas mentiras bien elaboradas y hacen un harapo de la condición emocional entre un cartón y otro la situación es la misma: sudo en las aristas del cuerpo corroído por los magullones pegajosos del olfato en la desnudez de vaca flaca que acecha los aullidos de este escenario después de todo la vida es una carrera contra el tiempo queremos ordenar este mundillo de la artificialidad romper con lo divertido que resultan las fobias o el pánico meternos en el folclor de las celebridades siempre es espectacular lo incoloro lo pintoresco de la elegancia en fin todas las semanas sin inmutarse: teatro comedia comedia prejuicios reprimidos hostiles cuando ya se han instalado en el areópago ¿quién recuerda a quién después todo? un espejo que cede a los deseos al otro lado del cancel muchas elucubraciones inexplicables el mundo que no es mi mundo la música y sus estratagemas los ojos cerrados a los discursos el maquillaje y las misas dominicales los inquilinos que fijan los horarios los tres tiempos de comida con derecho a reengancharse todo es un absurdo complejo y unitario jamás la decadencia urbaniza la conciencia —lo sé ahora cuando el despojo es la caja negra del cromatismo y la calle un pedal de proporciones siniestras salgo de Jericó por si acaso…
Barataria, 28.X.2014

No hay comentarios: