sábado, 22 de noviembre de 2014

CIELO NEGRO

Imagen cogida de la red




CIELO NEGRO




En el cielo negro del paladar, todos los espejos aguzan sus incendios.
En el desván del fósforo, —quizá el sigilo— vierta su propia luz, el aire
incendiado de grises, a la hora en  que el humo vacía las tardes.
Yo, mientras tanto, sangro de Ulyses en el pleno cuerpo desgarrado del agua,
de noches que escriben historias con tatuajes,
de amigos cuyos nombres se perdieron en el deletreo,
de sastrerías dolidas de infancia.
(No sé si poner la otra mejilla para que duela igual la noche); contra todo despojo,
 los ijares tallados de crepúsculos, el cordón umbilical de las esquinas
con sus cuervos de aspas arremolinadas.
En el retrete de la escritura es posible gritar los colibrís del viento.
Susurran las bisagras ennegrecidas con su frasco de moho.
Ya ha crecido la miopía hasta el punto de no encontrar horcones ni surcos.
Barataria, 22.XI.2014

No hay comentarios: