domingo, 16 de noviembre de 2014

GALOPE

Imagen cogida de la red




GALOPE




Sobre la tierra suelta y los resortes de la cama, el salto al vacío.
Anda el espectro con sus ojos de sorda reminiscencia: hay días de caballos
despavoridos y protagonistas que cabalgan en blanco y negro y sudan sombras
hasta alcanzar la inconciencia.
Bajo el olvido amarillo de los zapatos, el hijo pródigo en la mosca de la tristeza,
los pasos que dejan rasguños en la ceniza.
En el ardimiento de la sal, las cucharas equivocadas del destello;
allí, las sombras violentas del fuego, la espesura del sudor sobre el follaje.
Galopa y galopa el ojo arrugado de la ropa y las calles acuesta de anteojos.
Para desvanecer esta negrura, todavía hacen falta muchos caminos y monturas.
(Quizá una mortaja arda ya en mi propia sangre. Allá, el plato
de la incertidumbre, con toda su desnudez de cadáver.)
Sé, después de leer el sombrero del horóscopo, que existen muchos más dientes
y horizontes y noches y rincones y vacíos.
La albarda de los signos desboca su propia escritura…
Barataria, 14.XI.2014

No hay comentarios: