sábado, 20 de diciembre de 2014

PROLONGADAS CENIZAS

Imagen cogida de la red




PROLONGADAS CENIZAS




Desde lo múltiple de la ceniza, la niebla desciende hasta los miedos.
Fin ciego el reloj de los pétalos, los hilos delgados de la aguja que florece
en la proa del tiempo. En medio de los tallos húmedos del aliento,
los cuervos de la deshora cruzando la noche en la cuchara de las tejas.
(Alguien finge, después de todo, en el centro de su desolación
e inocula sus propios desfallecimientos hasta el punto de hacer virtud del ansia.)
Todos los besos y brazos quemados sobre el mundo.
Toda la campana de los trenes como un sombrero de seducciones grises.
Todo lo estéril de la pesadumbre
en las arterias irreconocibles de la carne. (Como el júbilo de la muerte, la ceniza
en el espejo de todos los pedernales crucificados de la noche.)
Anegado de tantas mutilaciones, los números impares del olvido junto
a las moscas, los retretes, los surcos desbocados de la salmuera, el pájaro
oscuro de los sedimentos de los sueños.
Cuando ya todo es irreconocible, sobran las fotografías.
Cuando pasa el fragor de la gota de cierzo, nada queda en la boca.
Decidí quedarme con mi traje oscuro y velar esta dolorosa ternura del insomnio
con mis absurdos. Después de todo, no me son extraños los despeñaderos,
ni la envoltura de los objetos inanimados…
Barataria, 23.XI.2014

No hay comentarios: