lunes, 1 de diciembre de 2014

RESPIRACIÓN

Imagen cogida de la red




RESPIRACIÓN




En el ojal de cada poro, el destino anónimo de los puertos, esa ráfaga de mar
compartido en el tren del oleaje: cada pálpito es un mordisco de fantasía
en medio de tantos nombres y brazos.
—En la intimidad gruesa del paisaje, aletean luciérnagas de azúcar.
Todo es viable cuando la escalera respira en los límites del alfabeto. Entre cada
peldaño, las ganas urgentes de vivir.
(Nunca el espesor de las aguas puede detener la marcha u horadar el regazo):
hay un destino invocando estaciones de mágicos calendarios, posesas habitaciones 
de jade, hambres que aprietan la brasa de la vigilia.
En algún lugar, el destino tiene vívidos pájaros e inocentes estertores de cierzo.
Entre el césped y el aliento, la boca impaciente de horas.
En los ojos del allá, vida y bisagras; la otra orilla, a menudo con la asfixia
balanceándose simplemente como un péndulo.
En un mundo imposible, siempre hay seniles funerarias y delirios exhaustos.
Barataria, 01.XII.2014

No hay comentarios: