lunes, 8 de diciembre de 2014

SACADERA

Imagen cogida de la red




SACADERA




Alguien podrá ver, —si quiere—, en la sacadera* del horizonte, ese fermento agónico de los sueños: palpita la ebriedad de la tinta como un río de claridades insospechadas. En la gruta de la fosforescencia no hay chacales, ni la boca mastica esos dramas que nos deja la caverna o la cripta. En las lecturas arqueológicas, no cuenta el fluir de la memoria, sino esa región extraña del tiempo: la fábula que pervive en invierno, la intimidad que nace de la sed.  (Por si acaso, bebo todos los días en los pezones del presagio, así, las bodegas del infinito.)
Barataria, 17.XI.2014



Sacadera: fábrica clandestina de aguardiente.

No hay comentarios: