sábado, 31 de mayo de 2014

HORAS

Imagen cogida de la red




HORAS




En la redondez del círculo,  el país a traspiés de la página reescrita.
Todo resulta verosímil como la gangrena petrificada en los tobillos.
El problema es mucho mayor, al río de los muertos a través del cual
la respiración transita; la tentación de la penumbra es mayúscula:
(a ratos la historia es solo monotonía, ardor, purulencia, jeroglíficos, humillo
en el paraíso de los deseos.)
Al final del día, de cierto, apesta todo.
El balance económico se torna como una lata de sardina descompuesta.
En el amor, desde luego, hay muchas ansiedades y consumismo a la hora
de respirar, en el momento en que hacemos realidad los deseos.
Después, el follaje es esqueleto cabalístico:
¿a qué verdad se atiene el cuerpo en sus disfraces?
—Si querés, amémonos y subvirtamos todos estos cansancios…
Barataria, 21.V.2014

viernes, 30 de mayo de 2014

FLOR ROTUNDA

Imagen cogida de la red




FLOR ROTUNDA




La rosa negra del agobio como premonición del descenso final.
¿En qué ojo cabe la inocencia y la noción de lo imponderable?
Entre los peces coagulados del cuerpo, la flor que fenece como una brasa:
dondequiera, la noche petrifica la concavidad de los zapatos;
entre el insomnio y el hueco que dejan las acefaleas, el calendario
tortuoso de los pretéritos.
En el descolor de los párpados, la salmuera con su altar amarillo.
Mientras pienso en la desfachatez de mis olvidos, crece la flor rotunda
y abisal  de la carne del júbilo del más allá…
(Junto a lo profuso del aliento, esos estertores mudos del trasmundo,
la perplejidad ante los despojos revelados.)
Barataria, 29.V.2014

miércoles, 28 de mayo de 2014

AUSENCIA REVELADA

Imagen cogida de la red




AUSENCIA REVELADA




Tras el ahogo de los nombres disueltos en el agua de los ojos,
el sepia de la noche petrificado en el aliento. (Todo pretérito vuelve a ser claridad 
en los pronombres.)
El espejo es insostenible en los acordes de la carne: crece hasta la médula
el pájaro precipitado de la pólvora; en alguna esquina de los recuerdos,
la tortura es parte del país que andamos en el bolsillo como siniestro amuleto.
Aún así, te hinchas en mis propios hallazgos…
Barataria, 29.V.2014

lunes, 26 de mayo de 2014

SABIDURÍA

Imagen cogida de la red




SABIDURÍA




Hubo una época en que la sombra, posesa, menesterosa, ardió en excesos.
Ahora esa sombra desafía cualquier pensamiento.
Toda la ignominia, —entiéndase— se hizo añicos en su moldura.
Ahora soy libre, aunque nade siempre contracorriente.
Barataria, 26.V.2014

domingo, 25 de mayo de 2014

FORMAS CONSUMIDAS

Imagen cogida de la red




FORMAS CONSUMIDAS




En el primer día, los ojos con múltiples pájaros, ventanas inminentes.
En el trance del cuerpo, el rapto de los muertos y las aves de rapiña
en el huerto. Los diversos inquisidores con sus amaños.
¿Qué hay después de los recuerdos y los poros disueltos y exhaustos
en el agua? Alguien pierde su yo en las calles de la nostalgia.
Son inútiles los jardines estáticos de la ternura, las manos sin instantes
de brisa, el ascua increíble del invierno.
(En las semillas, la madreselva de la muerte, estos racimos de frío, los tantos
nombres en vano que atesoran las pupilas, la sola carne disuelta
en la tierra.) Recuerdo el pecho crecido de las eclosiones…
Barataria, 25.V.2014

sábado, 24 de mayo de 2014

PÁRAMO DE JÚBILOS

Imagen cogida de caracol.com.co




PÁRAMO DE JÚBILOS




Y en el extravío primitivo de la hojarasca, el espejo iracundo de la materia.
En la frontera del insomnio, el juego de los colibríes,
y esa corporeidad confusa de los candiles a deshoras de los hoyitos
del tiempo: espejos irisados en la trastienda del sonambulismo.
Si algo resulta elocuente en la sequedad, es un relámpago de furias, el desván
inservible de las colillas o la metamorfosis yuxtapuesta de la arritmia.
Ante las circunstancias propias del vaivén, el absurdo que siempre se atreve
a hacer su propio sacrificio.
(Ante el vórtice de todo carnaval, la fiebre solicita de la lejanía, los ojos
arrimados al sombrero tísico de los días.)
Barataria, 22.V.2014

viernes, 23 de mayo de 2014

SOLO PRESENTE

Imagen cogida de la red





SOLO PRESENTE




Gastamos los sueños y los ojos, ¿Quién nos quita el hambre asesina?
(Solo nos falta una utopía ecuestre para cabalgar el corazón del horizonte.)
Los dulces sueños hay que reconstruirlos con sahumerios.
Si alguien busca los arcanos, que lo haga en el teatro ordinario de la historia.
Ya de por sí la exudación del amaranto es insólita en la viñeta de las ideas:
démosle al mar los latidos y no a las islas.
Barataria, 21.V.2014

miércoles, 21 de mayo de 2014

DISTANCIA

Imagen cogida de la red




DISTANCIA




¿Cuántas lunas de aquí a las sustancias del olfato? Ya no importa jubilarnos
en el camino: en toda distancia, el hambre de horizontes y las vertientes
que nos da el cataclismo de los senderos.
(Uno es corazón y ardor en medio de tantos clavos, carne fugaz
en la explosión del aliento, grieta que dibuja el recuerdo y el pudor.)
En la ficción, la ebriedad y sus fantasías, los perdigones en las sienes.
¿Es que no se pueden acortar las distancias restándole días a los miedos,
lavando las palabras oscuras,
afilando el dique del reloj, mordiendo el filo del ansia?
¿Qué dice, después de todo, la sed implacable del viento?
—Ya para mi edad resultan extrañas las semillas: por hoy solo puedo respirar
lo inasible y certificar el aroma negro de las paredes…
Barataria, 19.V.2014

martes, 20 de mayo de 2014

ABERTURA

Imagen cogida de la red



ABERTURA




En algún lugar de la puerta, el silencio rastrero del césped y el geranio
de antaño, inenarrable cuando el paisaje es extraño y poseso.
(Llevo calendarios atascados en la sospecha de algún puerto; de pronto,
solo la abertura sin reemplazo de la jaula. Solo la juerga de las calles.)
—Ya me dirás si es posible evadir los agujeros del aliento, el grito de la sombra,
los postreros paraísos de la saliva.
Alguna abertura habrá para seducir al rocío: hay hambre y sed en mi cadáver
prostituido, ¿recuerdas los extraños aguijones de lo fatuo?
En la abnegada forma de las marionetas, no cabe nuestra demencia,
si acaso las cloacas del pánico, algún ultraje contra las begonias y los claveles.
Vos, simplemente buscás —en la pizarra de la salmuera—, limpiar
la conciencia, cerrar las grietas del humo de los ceniceros…
Barataria, 17.V.2014 

lunes, 19 de mayo de 2014

HUNDIMIENTO

Imagen cogida de la red




HUNDIMIENTO




En cualquier parte, el cuenco de las manos y sus minutos inéditos.
La brasa cóncava mordiendo los ojos hacia el insomnio de la memoria;
en nuestras tortuosas raíces, ¿alcanza a sostenernos el candor o el frío
de los pronombres, el absurdo del subsuelo,
con tanto moho para el pestañeo de la ausencia?
Al final, —decís que es insostenible el hundimiento del juego en desbandada
del rocío. Por mi parte solo tengo esta ironía del sudor,
y la purulencia extraída de la vigilia.
(Toda vida es un paréntesis en medio de la geografía; entre un mapa y otro,
la humanidad y sus cansancios y sus alambradas.)
Mientras la Nada derrumba el escombro, mi próxima cita es con la desnudez.
Barataria, 15.V.2014

domingo, 18 de mayo de 2014

TORTURA

Imagen cogida de la red




TORTURA




Siempre juego al olvido como para salir del agujero. Detrás, los abanicos
de la sal hacen lo suyo: sobre el sendero, el polvo muerde mis zapatos,
y la zarza festeja sus años caducos.
(Siendo que la luz es pródiga, escapo de los excrementos de la sombra),
y me adentro en lo hospitalario que tienen las estaciones.
Yo huyo del grito que pisotea mis sienes y del simple hilván de los ojales;
de pronto, el sendero poseso de fuego, referencia del caos.
Sé, después de todo, que caminar es ir gastando el aliento en la sombra
que humea en el espejo.
No hay nada nuevo en la simetría absoluta de la cruz.
Barataria, 13.V.2014

sábado, 17 de mayo de 2014

ASFALTO

Imagen cogida de la red




ASFALTO



A Romulus Iulian Olariu



Al borde de las alcantarillas, el acordeón negro del telón del tiempo.
Siempre echo de menos mis zapatos viejos en este resplandor
casi inexpresivo: ojos y pies, entonces, difíciles pájaros en este cuerpo
fijo, sin ventrículos.
Dilatada la propia sombra en el espejismo, el bosque deshecho,
el vacío ardiente de los presagios. (Más allá de esta vía oscura, nos queda
encarnada en el ojo, la ausencia y los lavabos.)
Barataria, 11.V.2014

jueves, 15 de mayo de 2014

TÚNEL

Imagen cogida de la red




TÚNEL




La voz profunda en la versión de los sueños. Los ideogramas del tiempo,
las formas apenas de las aldabas y las manufacturas.
Ante el camino adentro de los ojos, las cifras del musgo aferradas
a la lengua profética de los espejos.
(En la mercancía de los delirios, los fetiches consagrados del túnel.)
Y las palabras con sus pinceladas de abismo.
Y el hilo de la pobreza con su poyetón destartalado: ya me he habituado
a las pocas monedas de la calle…
Barataria, 08.V.2014

miércoles, 14 de mayo de 2014

ÚLTIMA INSTANCIA

Imagen cogida de la red




ÚLTIMA INSTANCIA




Recorreré el buche de todas las cacofonías. Me reiré frente a la máquina
tragaperras, (yo sombra de la vida en cierto modo);
el poema sigue siendo una decisión insoslayable: la niñera que nos cuida
en la noche, la ropa vertiginosa del cierzo o una taza de café negro,
para purificar cualquier euforia.
Entre la liebre y las fermentaciones, busco una tercera opción, regresar
a tu cuerpo, y derribar el muro de Jericó…
Barataria, 07.V.2014

martes, 13 de mayo de 2014

KAFKA

Imagen cogida de radioregional1190.com.br




KAFKA




El mundo es una cosa sería cuando hablamos del Paraíso.
Hablemos entonces del camino de los sueños, —el gran ojo pétreo
del árbol transfigurado, las calles negras dibujadas en las paredes.
Sobre la tierra la puerta de la zozobra y las estaciones con un crujido
de trenes igual o mayor a las esquinas de los cementerios.
Todos los recuerdos ahogados, allí,  en la irrealidad de las paredes.
Barataria, 04.V.2014

lunes, 12 de mayo de 2014

EDADES

Imagen cogida de lifestyle.inquirer.net




EDADES




¿Cuántas edades caben en el presente? Por cierto ya he vivido procaces
astillas de durmientes y estaciones, días de soles ahogados en el pecho.
¿Cuántos días de muerte tienen los cabellos y el ojo del apetito o el tedio?
Debo pensar en la lengua del sexo y sus torpes amaños,
en el espejo que advierte las cavidades, en la forma impura de los sentidos.
(En la caparazón del calendario, no hay nahual que reavive el óvulo
y la esperma para retornar al tiempo vívido.)
Solo sé que en el confín, segamos metales subterráneos: aúlla la tormenta
mientras se nos muere todo. Al final, queda muy poco de la ciudad
que fundamos, aunque permanezcan inmóviles las estatuas y cementerios.
Barataria, 02.V.2014 

domingo, 11 de mayo de 2014

MEDIANOCHE, INFINITO…

Imagen cogida de likeadrop.blogspot.com





MEDIANOCHE, INFINITO…




Podría abrir los ojos al infinito de la medianoche, a ese abismo profundo
y desnudo. Tanta oscuridad en toda la noche que la luz nace ciega y sinuosa.
Total, desaparecen las calles, los rostros y las formas:
en la profundidad, la materia exhala su propio cautiverio, la ebriedad
que nace en la negación del horizonte,
la respiración sobre la piedra negra de los espectros.
A cambio tenemos el insomnio que cava mundos escuálidos, días
con envejecidos pétalos,
y albas de perecedera ceniza. (Nos miramos en el espejo oscuro del techo;
nace la destrucción del paraíso en cada ventana: siempre el misterio
es como un árbol de sombras.)
Como días de claveles oscuros, florecen los dilemas…
Barataria, 01.V.2014

sábado, 10 de mayo de 2014

LUNA NEGRA

Imagen cogida de la red




LUNA NEGRA




En el destiempo de los sueños, el redoble incierto de los almácigos.
(Por si existen dudas, ya he vivido todo lo que me era posible.)
Lo de cada día, solo es la puerta del más allá y su mueca de tormenta.
En las manos del calendario, el templo del escombro, por ejemplo,
los dientes postizos de las celebridades, y esas ganas de huir de la nostalgia.
Ya me han dicho que no hay azar en los anhelos: se compran o se venden
en el muladar de los escarabajos.
En los ojos, sin embargo, la luna negra creyéndose reina del tobogán
y de la necrofilia de los pañuelos que juegan a ser auténticos…
Barataria, 28.IV.2014


viernes, 9 de mayo de 2014

ASTILLAS

Imagen cogida de la red




ASTILLAS




Nosotros, la ceniza y la migaja adusta en la respiración. ¿Qué distancias
hay, ahora, en las edades perdidas? ¿En qué lugar el tedio se conjuga
con la muerte, con la piedra o el fuego?
—Jamás he entendido el duro ahogo de las raíces en los cementerios:
aprieto mi propia desnudez en el delirio encanecido del eucalipto,
el letargo de cordero de la piedra.
Hay tantas muecas en el camino que se pierde el lenguaje.
Cada astilla, amarga en la garganta, hace su propio escombro.
Barataria, 26.IV.2014

jueves, 8 de mayo de 2014

ACANTILADO

Imagen cogida de la red



ACANTILADO




Estoy al borde del precipicio. Aquí y allá el túnel de la tinta y de trasfondo
la gramática de la tinta, los días contados de los pájaros.
No hay alba rezagada, sino un verso de luciérnagas, un tren de estrofas,
la glosa de mi cobija en los relojes.
Al filo siempre del sinfín, la osamenta y raíces colgadas del anzuelo sin trino
que haga temblar la posteridad. (Un día veré arden, desde el fondo,
el pulso de las persianas, el ojo remansado de la palabra.)
Barataria, 27.IV.2014

martes, 6 de mayo de 2014

OLVIDO

Imagen cogida de la red




OLVIDO




En algún lugar el tiempo suma todos los contrastes: el follaje es otra forma
de sumar los silencios en la conciencia del invierno.
(Después de todo, cada quien interpreta las semanas en el agudo alfabeto
del ave que sacude los perímetros de las sienes.)
Cuando el huracán haya caducado, vendrán las providencias de algún
pergamino u otras ramas profundas en el patio de la casa.
Mientras, el búho calienta mis oídos…
Barataria, 24.IV.2014

viernes, 2 de mayo de 2014

FOLLAJE

Imagen cogida de la red




FOLLAJE




Habría de jugar a los sueños y morder el follaje. Desde la ventana cansada,
las libélulas y el laberinto del hambre en su grito.
En mis rodillas vencidas toda la pesadumbre, el dolor que golpea
sobre las sienes: en la pelambre de los días aviesos, los emblemas
decadentes del tiempo,
el juego de la carne en el réquiem de la ceniza.
Sobre el mapamundi de la breña, caen los cadáveres de la noche; huimos,
entonces, hacia la remota memoria del olvido, hacia la escultura
que le hemos erigido a las palabras.
Barataria, 2014