miércoles, 30 de julio de 2014

ATROPELLOS

Imagen cogida de la red




ATROPELLOS




No le tema, usted, a estos deslices del poder. No les tema por más
que le abran el pecho. Todos los días encontramos huesos rotos en las aceras.
No le tema, usted, a la redondez de las monedas, ni al falo del aliento
de los suicidios, ni a los abrazos demasiado cándidos y espontáneos.
No le tema a la pobreza y al harapo, ni a la monotonía que habita en sótanos.
No le tema, usted, a este largo tiempo de espuma, ni a estar confinado
al olvido: el país es así de atardecido.
(Nadie puede desmemoriar nuestros pálpitos, ni hacer zumo, el pétalo
del crepúsculo, ni madurar de rodillas.) —Ya hemos tenido suficiente injuria;
solo nos queda, por si acaso, redimir los prostíbulos…
Barataria, 28.VII.2014

martes, 29 de julio de 2014

MUTILACIONES

Imagen cogida de la red




MUTILACIONES




¿Cuántas canículas necesitamos para degollar el invierno? ¿Cuántos platos
rotos en los garfios del hambre, sádicas torturas en los puestos desvencijados?
—¿Cuántas Aves Marías necesitamos para abrir los párpados,
para morder los aullidos de los perros en medio de ciegas alambradas?
Siempre hay algo avieso en la farsa y en los colmillos que desvela
la penumbra: se abre el telón de las esquinas con charcos de sangre; de cierto,
vos conmigo en este emporio de convulsas sombras.
¿Dónde está la cobija de la dulzura, tus manos húmedas de alas?
Nada es cierto después de todo en las enredaderas grises de la vigilia:
después de todo, vivir es ir agotando los diversos rostros del fuego
y los sueños, hasta quedar inconclusos.
Al séptimo día del enjambre, lo inasible que resulta la claridad…
Barataria, 27.VII.2014

lunes, 28 de julio de 2014

PÁRAMO

Imagen cogida de la red




PÁRAMO




En la ventana seca de mis ojos, los recuerdos juegan a no tener sentido.
Es casi imposible lavarse las manos en el espejo de la historia, en el sueño
congelado del tabanco. (Mordemos a tropezones las telarañas,
del bisturí consagrado del silencio, el poniente de cementerios,
y el manantial de ceniza congregado en mi locura.)
Ya en las colillas, el último péndulo del cerrojo, el titubeo inútil de las esquinas,
la desnudez del despojo que nos deja el tableteo de la fuga.
De pronto, hasta el delirio clava sus extravíos en la conciencia. Los resortes
amargos del vaivén, la danza inaudita de la sombra que todo devora.
¿Habrá ángeles o peces en este páramo de peligrosos rebaños?
¿Habrá memoria después para la sed? —Vos, solamente como epístola
de mis pájaros, como la piel en la lengua de mis raíces.
Barataria, 26.VII.2014

domingo, 27 de julio de 2014

LOCURA PARADÓJICA

Imagen cogida de la red




LOCURA PARADÓJICA




Ante la torpeza de los juguetes en el ojo, el albañal abrasado del país.
Cada día reúno la lectura de los miedos, florecen las heces junto
a la canícula, desfallezco ante el pus de los cadáveres, en lo ruin
del hollín cuelga su risa el viento, —es casi seguro que la fe sea otro patíbulo
donde lo inminente es la cuerda floja que nos conduzca al vacío.
(Lo normal hoy en día es validar las paradojas: lo común, la bruma
anegada de ojos; lo diferente, la perenne huida hacia el caracol íntimo
de la memoria.) Frente al clientelismo de la política,
(vos) haciendo fiesta del absurdo de los retretes y apacentando
las hormigas del rocío.
Ya no podemos sostener el alba quemando con cirios el rastro de las moscas.
Lo bueno del azogue, es que la oscuridad bracea como un pez gigante.
Barataria, 24.VII.2014

viernes, 25 de julio de 2014

INTIMIDAD DE LA MADERA

Imagen cogida de la red




INTIMIDAD DE LA MADERA




Me quedo aquí con las ojeras de mi propia intimidad: siempre las manos
sobre la madera han sido un misterio, dibujo aquellos nombres que mis pupilas recuerdan; en el horcón del rostro, el drama del destino,
las inscripciones ya inmóviles de la fuga.
Todo el otoño despierta ahora en mi féretro, nada zozobra aunque
las esquinas se hayan tornado posesas y las begonias sesteen en mis manos
y los disparos mojen mis rodillas.
Toda la sombra efímera del presente es arrojada a las aceras.
Resultan inauditos los disfraces del paisaje (en lo inminente, la película
es blanco y negro), —el festín de la madera cubre mis arrugas, entre las cuatro
tablas, solo la bufanda del frío…
Barataria, 21.VII.2014

martes, 22 de julio de 2014

OLVIDO

Imagen cogida de la red



OLVIDO




¿Será posible después de todo el aprendizaje que nos ha hecho sangrar?
¿Será posible que cese el goteo de río sobre el dintel de las sienes?
Con todo, nunca fue tan necesario el olvido: la muerte es irremediable
durante y después de la tormenta.
(Siempre la alborada de los espejos se deshace en las manos; en el fuego
oscuro de la mesa, la ansiedad paralítica de la quimera.)
Ante las escaleras, la irrealidad entre las rendijas de la palidez.
Después de sumergidos los dedos en los perímetros del horizonte perpetuo,
me queda entonces, invocar la piedad del olvido o taparme los ojos del alma
frente a las estatuas.
Ha sido demasiado arduo este transitar sobre las baldosas del hambre.
Barataria, 19.VII.2014

lunes, 21 de julio de 2014

TORMENTA DEL LENGUAJE

Imagen cogida de la red




TORMENTA DEL LENGUAJE




Cunde en la boca la ciudad por el cielo, el jinete de los cementerios,
el lenguaje líquido poseso de calles, (vos) degollada por el garfio sexual
de puertos inasibles. Nos extenúa el picoteo de los grises, la imagen
inalámbrica de la orina y su tormenta de guillotina.
Mañana, quizá libres, atravesemos los callejones del pecho ya desaforados,
sin el doblez de la carcajada de los espectros, sin todo el mercado de muertos
por el cual hemos transitado: aquí, entre las diversas torturas,
el grito de la noche errática, los recuerdos impávidos como una hostia,
el habla borrosa de todos los absurdos del deseo.
(En un país tan extraño para la vida, las heces no parecen tan extrañas);
se aprende a avanzar en medio de tanta huella disuelta, con tanto olvido y angustia, 
con esos contrastes propios del despojo y lo deshabitado.
Barataria, 16.VII.2014

sábado, 19 de julio de 2014

ESPINAS

Imagen cogida de la red



ESPINAS




No son legendarias como parece: uno tropieza a diario con ellas.
Están en las calles y en  las  catacumbas, en la conciencia atávica de algunos cuerpos vivos. Están aquí y allá desentonando en el torso de los pájaros;
torpes sobresalen encima de la asfixia.
(A cada minuto, muerden la cuenca de los ojos, así cumplen su manifiesto
desesperado de amedrentar los calcañales y abrazar la sangre y el sollozo.)
Las he visto desde aquella muerte antigua.
No es mero simbolismo la zarza amarga que desvela la madrugada, ni el semen
que brota de su alborada.
Un día no seremos, es cierto. Moriremos de indigestión, miserables, inútiles
como las palabras sobre la ceniza sudorosa de la historia.
Barataria, 16.VII.2014

viernes, 18 de julio de 2014

DRENOS

Imagen cogida de la red




DRENOS




El día, después de todo, descansa en el dreno de las depredaciones.
Disecadas las aldabas, grita la calle su multitud de laberintos y postrimerías.
¿Zozobran los ojos debajo de las estaciones pobres de mi aliento?
En las tajuillas de la historia, el paraíso es una estrofa caduca, camuflaje
solo del goteo del follaje.
En algún lugar, alguien levanta sumarios de todas las gargantas penetradas
por el óxido; junto al rastrojo del trino, apenas el confín de las alcantarillas.
Después del bostezo generalizado, las ramas amarillas de una flauta de huesos.
Cada tarde los desechos de algún paraguas…
Barataria, 14.VII.2014

miércoles, 16 de julio de 2014

TRÁNSFUGA

Imagen cogida de la red




TRÁNSFUGA




Escribo a la orilla de las calles, tránsfuga de la lluvia y los girasoles.
Escribo en la jaula del sexo de los altares, sonrío a la camisa de fuerza
del grafiti perenne en las paredes del aliento.
Voy de un lugar a otro degollado por sábanas, entre la franela agria del humo,
gastada la transparencia de los dientes: la miseria trabaja en la masturbación 
de las carnicerías, retumban las estatuas cagadas por los pájaros.
En todos los agujeros del estío de los zapatos, el talón de Aquiles, sin embargo,
de la herrumbre, los discursos a la hora de la comida de los niños pobres,
una y otra vez la misma fotografía de la atrofia,
una y otra vez huir de las fauces de los juegos sucios del poder.
Barataria, 12.VII.2014

lunes, 14 de julio de 2014

HOJAS SECAS

Imagen cogida de la red




HOJAS SECAS




Sangra aquel árbol en los linderos del camino. ¿Es sacrílego el grito
cuando lo seducen las hojas del otoño, el pie desconcertado del aliento?
(Ser siempre este paisaje sin absoluciones. Ser debajo de la demencia
de los ahoras con el último bisturí de la agonía del abecedario.)
Quizá el ojo recuerde lo insoportable de la muerte, esos días de relojes
sin pájaros, los cabellos blancos del asedio leyendo los periódicos vespertinos.
Todo el dolor fue despertando en el cadáver de las hojas: testigo del cigarro
que se deshace entre los dedos, cerca del absurdo de la gota derramada
sobre el césped. Hoy el espejo me ofrece su dispensario de hojarasca.
Aúllan mis ojos cansados en medio de la desnudez…
Barataria, 09.VII.2014

domingo, 13 de julio de 2014

DISTANCIAS

Imagen cogida de la red




DISTANCIAS




De las ramas al cuerpo, los poros como aves de la memoria. El alter ego
de los caminos y los ruidos a viva voz del inframundo mordiendo la luz
solar del universo: ¿Qué muecas nos hace el abrigo pétreo de la noche?
¿Qué ave triste se detiene en el árbol de las sienes?
¿Qué búho dilata el ojo de las sombras?
¿Qué ventanales no sangran en nuestros párpados a la hora de medir
los centímetros de los zapatos, la otra estación después de las aguas
de las alcantarillas? —Seguro que las ausencias acaban en las paredes:
en la hora del frío solo el recuerdo de los tiempos idos.
(En algún lugar del traspatio de la memoria, los perros aúllan fragmentos
de geografía); mientras, me muerde la maleta del hambre.
Barataria, 09.VII.2014

sábado, 12 de julio de 2014

LLUVIA

Imagen cogida de la red



LLUVIA




Siempre ha sido otra marea suicida en el suplicio de los días.
(Siempre es una suerte de extrañeza el goteo a intervalos en el vaso.)
—Siempre las aceras vendadas en los ojos, la telaraña líquida en el espejo;
(vos) jugando a la muerte en las acequias, donde nadie se atrevería a soñar.
Qué distinta el agua sobre los féretros, todos los recuerdos
en la correntada de los poros;
en el traspatio de la noche, el ijar sobre colillas húmedas,
el titubeo cansado de las sombras, la sed de infancia torturada.
Sé que moriremos en la medianoche de las luciérnagas ¿sirve de algo el grito?
Ya no existo cuando la luz está vaciada…
Barataria, 07.VII.2014

jueves, 10 de julio de 2014

NIEBLA

Imagen cogida de la red




NIEBLA




En la niebla del ojo, el pájaro agorero, la bocacalle absurda de la sed:
el yo empedernido de los calcañales del tiempo, el humo feroz del tabaco,
y el balanceo del crepúsculo en la telaraña.
Frente a la vigilia donde vacilan las moscas, el tejado del animal
que disuelve el musgo y  muerde el horizonte.
La única posibilidad de salir es romper las paredes de los quirófanos,
o beber la única pócima del tiempo: la salmuera invadida de la ebriedad,
este solo susurro como vómito obseso…
Barataria, 05.VII.2014

martes, 8 de julio de 2014

PÁJARO

Imagen cogida de la red



PÁJARO




En la sien del ala, el pájaro sacrílego de los días de oprobio. La destrucción
del viento en la sal del parpadeo: ciegos todos los ahoras y sus absurdos;
el ojo de la ceniza muerde mi grito.
—Aúllo frente a lo oscuro de mi nombre, florece la estatua muda de la sombra
en el poema, en esos días donde se cabildean los cadáveres.
Sobre la rama de la saliva, el ojo consuetudinario del hambre, y los laberintos
donde el poder ahoga tinta y papel.
¿En qué hoguera bestial se agudizan las vocales, el desprecio a la claridad,
y la repugnancia de las marionetas? ¿Podemos leer en el silabario
de la alcantarilla  los buenos augurios del zodíaco?
Me temo que debo seguir burlándome del lenguaje y los espejos…
Barataria, 03.VI.2014

lunes, 7 de julio de 2014

LÉGAMO

Imagen cogida de la red




LÉGAMO




En plena noche, las impurezas fortuitas de los esmeriles, ese otro
refluido de lo incorpóreo: tras el remanso solapado siempre están las cucharas
del hambre y el suburbio de las preguntas. (Siempre me ha sido difícil
entender ciertos maniqueísmos, ciertos fermentos fluctuando sobre tapices,
ciertas resacas, la concavidad neutral de la solidaridad, el clisé de su piel
—y, aunque no se vea—el sorbo de maleficio que la prodiga.)
Siempre un camino conduce diferentes esperanzas, deseos transitorios
y espejismos: a cada laberinto le enviamos oscuras epístolas,
vestiduras húmedas, viejas lágrimas que encenizan los pantanos.
En la brea del pájaro roto, la memoria ciega del infierno, el grito sobre el ojo.
Barataria, 01.VII.2014

sábado, 5 de julio de 2014

NEBLINA

Imagen cogida de la red




NEBLINA




En la potestad de los zapatos hablan tantas historias: obra el despojo
de la niebla con su fervor de conjetura, en la marcha, ¿quién piensa
en la euforia de la puerta de los girasoles? Ante el confín, la desesperación
de las pupilas, el rictus de la fuga hacia el suicidio amarillo de lo indecible.
(La nostalgia —ante estos grises irresistibles—es un viejo acordeón
inacabable, la otra cara fúnebre de la desnudez.)
Hemos tocado el caracol del despojo, hasta aproximarnos al pájaro
del tejado, cuyas alas nos apartan del guijarro.
Siempre los caminos son una cuerda peligrosa: el tiempo, sin embargo,
se encarga de alargar o estrechar la desnudez de las enredaderas.
Mientras tanto, arden los grises de las sombras y la avidez del aliento
frente al espejo. Giran las formas del vestigio…
Barataria, 29.VI.2014

jueves, 3 de julio de 2014

DISTANCIA

Imagen cogida de la red




DISTANCIA




A veces sólo la presencia de las sombras en el umbral de la puerta,
las arenillas abisales del viento en las sienes.
A veces la música blasfema de las esquinas, el mal de ojo resignado
al suicidio del no paraíso, al telar de todos los miedos.
¿Es la edad la mayor distancia que justifica el territorio, los anaqueles
habitados de la seducción y las alucinaciones?
(Todo suele ser intenso cuando la agonía se prostituye, cuando hacemos
una lectura del hambre de las habitaciones. Imagino fuegos en el laberinto.)
Sólo entonces reconozco los trapos fatigados del tiempo, los recuerdos
y sus tristezas, y la pálida extensión de los matorrales.
Cuando cae la piedra de la noche, crece el abandono del alma.
Barataria, 26.VI.2014

miércoles, 2 de julio de 2014

BORRASCA

Imagen cogida de la red




BORRASCA




Jamás fue el olvido para nosotros: trenes de  lluvia indeleble,
viejas melancolías en el aliento,  goterones desde las aguas de la miseria.
En ningún camino la luz pudo con las destrucciones, ni el granizo
disolvió los fuegos inasibles, —era el rictus el enjambre de la voracidad,
a través del cual las sombras castraban las vísceras.
Todas las maneras drenaron las antípodas. Toda la deriva frenética del polvo.
Toda la sed como bestia del diluvio.
(¿En qué lugar cierto la sabiduría puede con el silencio, con el guijarro
de las sombras que pertenece a otro cielo?) No sé si al callar retome el tiempo sus lentos pañuelos, este cansancio de actor empedernido…
Barataria, 25.VI.2014

martes, 1 de julio de 2014

STRIP DANCE

Imagen cogida de la red




STRIP DANCE




Todo es flexible, centelleo y balbuceo: entre la coreografía y el vaivén,
el hechizo del epicentro imposible. (Aun puedo acechar sombras y recuerdos,
y hundir el tiempo en el cáliz y morder la sombra ciega de la luna.)
Así, juego con los pájaros todo el tiempo; así, mis ojos en la cueva, sin titubeos,
sorbida la historia natural del cuerpo.
No hay palabras en la página blanda de la impostura, ni miedos a la herradura
milenaria, ni golpes de pecho sombríos en la almohada.
—Vos, descalza, a través de las abejas impacientes de mi juicio: en la bruma
de los párpados, todos mis pálpitos como una ráfaga,
como un oleaje sin malezas…
Barataria, 23.VI.2014