lunes, 26 de enero de 2015

EPITAFIO

Imagen cogida de la red




EPITAFIO




Todo es olvido, salvo los trenes y sus durmientes de madera insobornable.
Debajo de esta losa, la noche es amorosa y el cielo alumbra.
La libertad en este cuerpo carece de funerales: vedme, el nicho es mi cobija
sin deletreos, ni suspicacias.
En lo luminoso del más allá se gesta la plenitud: ya he olvidado la soledad.
Ahora, por fin, descansan las calles y mis zapatos…
Barataria, 09.I.2015

No hay comentarios: