jueves, 22 de enero de 2015

TODOS LOS PÁRPADOS

Imagen cogida de la red




TODOS LOS PÁRPADOS




Todos los párpados en la carpintería de la noche: esbozos, sombras, hipnosis,
como una sola sábana abandonada en las vasijas del condimento.
(Un día no nos servirán sino para arrojarlos a un barranco, a lo inexplicable
que resultan los escapularios encima de los estiajes de los dedos.)
Pueda que no entienda los acertijos de la saliva, ni el tizne de mis párpados,
ni las ojeras de litoral quejumbroso. Hay destellos miserables y dormidos.
Algo quedará en el parpadeo devuelto del tiempo. (Antes, un suspiro.)
El ojo muerde las estrías de lo ensimismado. No ver hace desfallecer la luz.
Siempre en los abanicos, el falso contagio de la idolatría. ¿Qué ojos juegan
a la dignidad del alba? ¿Qué espejos crujen en el búho de la sombra socavada
de los párpados? —En este esbozo de semanas irremediables, siempre
hay algo de eternidad, aúllan los rescoldos del crimen, bajan las plegarias
al subsuelo. Ya nada me es extraño en esta fiebre de funerarias.
Repudio las metamorfosis cuando no tienen sentido. (Vivir es más que este gozo
 que comienza en las palabras. Sentir es coger el ritmo del fuego
para abrir el rostro y la voz y volver a lo profundo que nos mira.)
Otros veleros tienen sentido en el andamio de los párpados. Otras pupilas
de sed, otra sal de siemprevivas…
Barataria, 21.I.2015

No hay comentarios: