viernes, 13 de febrero de 2015

FALSO SUEÑO

Imagen cogida de la red




FALSO SUEÑO




En los falsos lupanares del tropiezo, la sombra corrompida de la antorcha
de los escaparates; alrededor de las habitaciones, el vértigo de algunas sombras
y el falso sueño consuetudinario. En el pez deforme del crujido, la flor desnuda
de la brizna en la gota de orfandad de la hoja colgada de la tormenta.
(Lavo la ciudad ansiosa de mis sentidos; dentro de la maleza, el matapalo oscuro 
de la trama, las raíces del aullido en el ataúd del olvido. El fuego muerde
los cadáveres agrios de la ternura.)
Debajo de la sábana, bocas viudas palpan aves migratorias: copula la concha
del espantapájaros en el cementerio de los embarcaderos.
En el sanatorio de alguna brasa líquida, muerdo el fonógrafo del aguacero.
Siempre resultan abominables los peldaños del cielo falso de la congoja.
Ando junto a largas habitaciones de muertos.
¿Tiene sentido la imagen carcomida de la lascivia, los muebles apolillados
de  ciertos huéspedes, la pereza de la lengua en las líneas ferroviarias?
Empuño todos los ataúdes en mi garganta.
Siempre el hollín carraspea en el absurdo de los genitales.
De pronto, sólo muerdo la sintaxis de la espuela de gallo de la intemperie.
A pesar del extravío, siempre cuelga un espejo de las vigas del tabanco.
Sé que atardece en el arcoíris de mis viejos tiliches…
Barataria, 26.I.2015

No hay comentarios: