sábado, 21 de marzo de 2015

CAMA FALSA

Imagen cogida de la red




CAMA FALSA




Sobre la cobija abominable del aguacero, los objetos derretidos del tiempo.
Debajo de la escena de ficción, la tela de los poros y sus desenterrados insectos,
la tinta obediente de la brasa.
La ficción y los tratados de la felicidad nos sumergen en la semilla del cautiverio
y en esa gruta sin compuertas y sin luz. (Ahora necesito un tratado de semiótica
para entender el vértigo; no de semántica para hablar de tu cuerpo,
o de los cementerios, o del ciego que golpea sus genitales en el vómito.
Ahora construimos charcos de silogismos con moscas. Y sin duda es un gran
avance sobre la piedra del jadeo, disecada la memoria.)
—Dirás que nos cunde la tortura de aquellos días negros: destila sal el juego
falso de los remordimientos.
Caras vemos sin saber que son la mitología de la noche.
Supongo que la mayor gloria es conquistar el silencio, no la sangre, ni la hez.
Hemos hecho del petate áridas geometrías: empezamos por leer la pesadilla
que provoca el ultraje y su secuela de inmoral agonía.
Entre el suelo y el alba, el sucesivo y gastado infierno de todos los días.
En el candelabro de la esperma, las poleas de lo efímero y lo eterno.
En el inventario de la alacena, de seguro puede estar jubilosa la muerte.
Barataria, 11.III.2015

No hay comentarios: