jueves, 19 de marzo de 2015

DÍAS

Imagen cogida de la red




DÍAS




Hay días que nunca pasan: siempre están aquí girando en las sienes o cruzando
la noche. Como el tallo seco que desteje la cara; la nada comienza su viaje
al amanecer, hasta crecer en los bolsillos o las ventanas.
Siempre hay noches y puertas extraviadas, nunca es suficiente una brújula
con cucharaditas de azúcar, nunca los ojos son diferentes al hambre del cuerpo,
siempre la salmuera empaña el portarretrato de los ojos, el pez de río, o la luna
entera sobre el agujero del alma.
Todo acaba siendo la misma historia con personajes distintos.
(Amamos u odiamos en medio de esta mendicidad: cada quien endurece
su oscuridad y embiste: a veces ya no hay salida cuando se ha quemado
la  totalidad del pecho, cuando detrás de los sueños está la piedra del infierno.
Y vienen días de goteo y ciénaga. Vienen días dispersos y de estrías.
Yo veo desde el terror infinito del despojo: el tiempo no se puede digerir
sin analgésicos, ni purificarse en el vaso suicida de la muerte.
(Los discursos siempre hablan de lo inalcanzable, ¿en qué idioma conciben
las palabras? Sangra el animal en su ardimiento.
Ya he visto los modos diversos de navegar sobre las aguas. Ya hemos descendido 
hasta la sordidez del infinito: palabras, proclamas, agendas, himnos,
escapularios, crucifijos, limpias… pero todavía persisten lugares de herrumbre.
Todavía hay engaños y miedos en esta región oscura de la muerte.
Barataria, 09.III.2015

No hay comentarios: