miércoles, 25 de marzo de 2015

ESPACIOS INFATIGABLES

Imagen cogida de:lagatatejadodezinc.blogspot.com







ESPACIOS INFATIGABLES




Detrás del sueño, estos cansancios líquidos de la salmuera. La ofrenda agotada
de las puertas, esta  necesidad casi devota por las distancias.
En el ijar del aliento pesan las colillas y estos sentidos de larga nicotina.
Hay en la estrofa de la tarde, esa sensación de palabra indecisa: la prosa de la piel acaba en el declive de la noche.
Todos los objetos caen en estaciones de desorden.
¿Hay un rezago de alegría en los brazos? Nunca se sabe dónde se vacía el aire,
ni qué hace el vuelo en los grises previsibles del pájaro que trasnocha sobre
los chiriviscos del calendario.
Ahora intento leer los nombres vívidos empapados de ocote. Los nombres míos
de tren y gaviota, los cuerpos que nunca mordieron la aurora.
Simplemente los cuerpos presentidos, los que hirieron mi garganta.
(No sé si todavía hay salvación en la rama rota del párpado, en este tiempo
que se hunde como alfiler en mi costado. No sé si en el cardumen se puede leer
el tizne, o la caries de tantos gestos extraños.)
—Vos, sin uñas ya, ahogada en el grito del pecho junto a mis tumbas seminales.
Aquí, allá, ahora, no hay indulgencia para estos espacios de la memoria,
ni para el olvido, ni para la piedra de esta soledad sumergida en funerales.
Siempre es infatigable la sombra que se amontona en mis brazos.
Barataria, 15.III.2015






No hay comentarios: