miércoles, 11 de marzo de 2015

OJERAS AMORTAJADAS

Imagen cogida de la red




OJERAS AMORTAJADAS




Ya es precipicio el pómulo insepulto de las mortajas. En el cordón umbilical
de la agonía, los pedazos de noches colgando de los pájaros.
La espera siempre fue un manual avieso, alta cruz, charco de sombra
y extrañeza. Claro, nadie me dijo que el mar se podía fundar de insomnios;
el mar de sombras que es mi siega,
las calles abandonadas de la melancolía. Apenas los ojos en la disyuntiva.
Siempre parto de mis espejos hacia el puerto de los muertos.
En las ojeras se han acumulado todas las indiferencias: el silencio o el olvido
homicidas, las fechas desdeñadas en el lenguaje, el bostezo y las fechas calcinadas, 
los trenes petrificados en mi cuaderno.
De aquel árbol, sólo la madera apolillada y los juegos viciados de las puertas.
Hoy, con esta piel, debo reinventar mi caligrafía y la gruesa tinta de sal
que discurre en los andenes.
Desnudo el ojo, son visibles únicamente las ruinas y esos viejos recuerdos
Colgados del tabanco: mañana regresaré a la simplicidad de las cosas
sin ninguna retórica, así está escrito en el galope de añil de las paredes.
Barataria, 27.II.2015

No hay comentarios: