martes, 21 de abril de 2015

DEVASTADA ESPERANZA

Imagen cogida de película “La carretera/ The road”.




DEVASTADA ESPERANZA




Hurgo en los cementerios de mi pecho, todo el éxtasis prohibido de la muerte. 
Hay tantas fisuras como devastadas esperanzas a la orden del día.
¿Quién junta, después de todo, los pedazos de lenguaje de la noche, la desnudez
del pan de las semanas? ¿Quién con indecibles grises y pájaros degollados?
Cada palabra es un hueso hundido en mi pecho.
Cada puerta es un drama donde hace falta la ternura.
En cada paladar la irrealidad de los dioramas, los espectros amarillos del viento
y sus consortes, los jardines circuncidados por los cirios.
En una frase, en una sola, la analogía de los monólogos: es así la sombra
singular de las estatuas, la bruma que nos suicida con sus grises.
(Después de todo, los atrios y las promesas son colmillos para triturar relojes.
Después de todo, el moho cava en los mausoleos y en la memoria.
Hay cientos de cuervos que atisban las ventanas, los poros de mi cuerpo,
la bacinica donde habita otro mundo. La muerte del amor en la herida.)
Desde dentro, los dientes del desconsuelo, el hollín del pájaro de las visiones.
¿Qué le queda al sueño después de hundirse en los guantes de la noche,
en el ojo nefasto de la jaula? ¿Qué del día que cambia de máscara?
Los estragos del aliento, alcanzan toda la asfixia que deja la ceniza.
Cerrada la claridad, la herida, sin embargo, queda abierta.
Cada hoja caduca impulsa los troncos devastados de la saliva.
Todo escapa de los días, salvo los gusanos de la fatalidad; salvo la uña despiadada 
de la deshora y el polvo de las cornisas que lame como perro.
Alrededor de la atarraya del calendario, el asco con su hocico de alfileres.
Barataria, 15.IV.2015

No hay comentarios: