martes, 7 de abril de 2015

TRANSPARENCIA ROTA

Imagen cogida de la red




TRANSPARENCIA ROTA




Roto el velamen del rostro, el cierzo desoído por las pupilas, los fragmentos
de sal, allí, en el pañuelo. (Duelen los arpones que penetran las entrañas),
y esta pérdida de nombres en los litorales.
¿De qué musgo se han inmovilizado las aguas? ¿De qué arrecifes de espuma
incesante este cuerpo de caracol olvidado? Aúlla el blanco deshabitado
sobre las paredes, calla el blanco imposible en el rostro.
En el pequeño rincón del ave solitaria, parpadea el sexo roto de la sombra
y sus destrucciones. (La muerte alcanza la memoria, heridos los ojos de tanto
cuerpo, de tanta mañana con árboles de ceniza.
Ni vos, ni yo, somos inmunes a los días fríos del sueño, a la paciencia rota
de la eternidad, a este hielo de lejana madre. A estos amarillos que patinan
en el espejo del ansia.)
Hoy, nos duelen todos los días, como perros de una funeraria oscura.
El calendario en el reverso de la llovizna, y los objetos en el techo sin pájaros.
Contra el tintero arrecian las semanas y este ayer, y este hoy, y este mañana
sin trenes, ni barcos. Y este largo pantalón de mendigo.
Me duele la ternura al desamparo en las aceras. Me duelen los pies del humo
que revolotean muertos de huesos. Duele mañana naciendo.
Así siento el poro roto de la transparencia y sus muchas cicatrices de gatos.
¿Sobrevivirán, acaso, los juguetes? ¿Persistirá el grito ronco de las paredes
de los atrios? —En tanto cruzo semáforos, la noche y el cadáver del humo.
Barataria, 01.IV.2015

No hay comentarios: