domingo, 10 de mayo de 2015

ACONTECIMIENTOS

Imagen cogida de la red




ACONTECIMIENTOS




¿Cómo explicar el libro que se lee desde la ventana animal de todos los días?
Los ríos de la catástrofe nos golpean: el grito de los huesos se clava
en el aliento; —desde los periódicos y las cadenas de TV, el mundo en más
salvaje y perecedero, gotea en el pecho la máquina del odio.
La soledad da jirones de caminos: siempre es implacable el desplome
de la ropa, los eclipses rotos en las pupilas, los muertos que imprecan nuestros 
sueños, el panteón que nos sumerge en los brazos del luto.
—Usted camina en medio de tantas densidades y no sabe a dónde llegar.
No hace mucho nos comía el subdesarrollo en las conversaciones de cafetín;
ahora no es sólo eso: escarbamos en los bolsillos y no hay sino sudor, imágenes
fétidas de un absurdo, y habitaciones acumuladas en el frío.
—Usted tiene un nombre y un establishment y no agoniza como mis desvelos
sobre tantos adoquines, neumáticos, tiliches plásticos y bocanadas de humo.
Años después seguimos mordiendo la esperanza.
Pensamos suicidarnos frente al ofrecimiento de un pedazo de tortilla.
La conciencia se ha acostumbrado al vinagre y a los chanchuyos.
Soplan los pellejos de la tinta: habitamos amarillos huesos y vamos dibujando 
paisajes inexistentes sin vergüenza alguna. (Una obra maestra la puedes hacer
con un pistolazo en la frente del vecino. En la turbulencia de la jaula,
las ganancias y el lujo se las llevan los hacedores del infierno.)
Ahora tengo ganas de meter mis ojos en el granito y abrir la boca del absoluto.
Barataria, 07.V.2015

No hay comentarios: