viernes, 22 de mayo de 2015

SIGNO PLURAL

Imagen cogida de cadadiaunfotografo.com




SIGNO PLURAL




Siempre es una suerte de desvelo el murmullo y los pasadizos sumergidos
del cielo en plena plusvalía: persiste con su boca poco inocente la ceniza
sepultada del amaranto. Las esferas de los puñales y las sustancias revueltas
del rocío, resumen el fermento de los fríos espectrales.
(Cada quien talla en la memoria sus propios arquetipos, esa otra antigüedad
mortal del musgo, los hilos de piedra que amarran el resumen del vaho
y los huesos estelares del Paraíso.
Siempre hay en el fondo de la conciencia una soledad atávica, los surtidores
sin estatura del grafiti, los molinos de viento del azafrán en el olfato.)
En el matocho del ciempiés los sueños tienen inhóspitas patas.
Sobre el plural de la saliva, los goznes de la boca, pierden al caminar cualquier
clarividencia; brinca en el alborozo, la sal de los ijares y esa ciega reja
de la hoguera al punto de dilatar los calcañales.
¿Quién se fía de la fidelidad del azúcar cuando ésta curva el paladar?
¿Quién olvida el monte de venus después de haber sido sumergido
en su abismo? —Por cierto, allí nacen a sus anchas todos los pretéritos.
Con razón o sin ella, el semen disperso en el candil de la luna: las palabras
desnudas y el trazo cárdeno en el sembradío.
Desde allí el renuevo del tránsito y sus postreras fotografías.
Los recuerdos, sin embargo, acaban siendo epitafios, disimulos finales,
o simple o violenta boca de fantasías. Ya nosotros quemamos todos los quejidos
y entintamos, por si acaso, los folios del alba.
Otros que hagan lo propio mordiendo el postigo de los pañuelos.
Barataria, 19. V. 2015


No hay comentarios: