domingo, 21 de junio de 2015

FECHAS

Imagen cogida de la red



FECHAS




Se deshacen sin ninguna indulgencia las fechas, todas, en el costado:
las que quedaron grabadas en la memoria, tienen rostro de pared sentenciada.
En las ojeras del confeti,  las puertas turbias de los párpados hacen su ritual
de granito, hasta llegar si es posible a la herida fúnebre.
Todas las fechas están caducas de ángeles, pero no de cuervos.
Aquí puedes abrasar todo el gemido de las fotografías, la lejanía nuestra
de cada día en el granito del sexo.
Puedes ocultar en la niebla, la muerte y sus cansados huesos. La muerte
y sus largas palabras, la muerte y sus serruchos y agujeros, la muerte gris del miedo.
Uno sólo es ausencias en el confín, después de todo.
Del tiempo ido, el candil de las distancias, aquel animal en medio del grito.
(Ha crecido desde entonces la hostilidad de los alfileres: nada tengo, salvo mis muertos, 
los que fui enterrando día a día sin menoscabo de sus paraguas.
De aquel tiempo a éste, mis cicatrices inocentes.)
De las tantas gotas negras del horizonte, los pedacitos plurales del vacío.
Siempre las estaciones son diferentes en los manuales del ojo.
A través del subconsciente, bajan las alas resurgidas de las gaviotas, las páginas
del semen, el tiempo que debe irse y no reinventarse.
La realidad se ha vuelto inútil en los escombros consumados.
Después de este reino de absurdos, no quiero dejar de ser humano.
Barataria, 19.VI.2015

No hay comentarios: